El fin del Mundo ahora si???   1 comment

Pues de momento parece que no, pero, la noticia, es ,muy preocupante. y mantiene en vilo a todos los Astronomos y astrofisicos del Mundo…..

abc.es / madrid
Día 02/01/2013 – 18.57h
 
Un descomunal chorro de Energia, nace del centro de la Galaxia.
 
Estos «géiseres» de partículas ocupan más de la mitad del cielo y tienen un millón de veces la energía de una estrella en explosión…
La imagen es Impresionante…..
 

Descomunales chorros de partículas cargadas procedentes del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, que se extienden a más de la mitad del cielo y se mueven a velocidades supersónicas, han sido detectados por el radiotelescopio Parkes. Las observaciones recientes del fenómeno, descritas en el último número de la revista Nature, han sido realizadas por un equipo de astrónomos de Australia, EE.UU., Italia y los Países Bajos.

El 64-m CSIRO radiotelescopio Parkes ha detectado enormes flujos de partículas cargadas procedentes del centro de la galaxia, que se extienden a más de la mitad del cielo. De acuerdo con las “burbujas Fermi”, detectadas en 2010,

«La cantidad de energía de estos chorros es increíble, alrededor de un millón de veces superior a la explosión de una supernova», afirma Lister Staveley-Smith, profesor de la Universidad de Western Australia y coautor del estudio.

De arriba a abajo, las salidas se extienden 50.000 años luz fuera del plano galáctico. Eso es igual a la mitad del diámetro de nuestra galaxia, que en total mide 100.000 años luz, un trillón de kilómetros. «Nuestro Sistema Solar se encuentra a unos 30.000 años luz del centro de la galaxia, pero estamos perfectamente seguros porque los chorros se mueven en una dirección diferente a la nuestra», explica Staveley-Smith, si se movieran en nuestra dirección, la vida en la tierra desapareceria de un plumazo..

Visto desde la Tierra, pero invisible para el ojo humano, los chorros se extienden alrededor de dos terceras partes a través del cielo de horizonte a horizonte. Coinciden con regiones previamente identificadas de emisión de rayos gamma detectadas por el telescopio espacial Fermi (entonces llamadas «burbujas de Fermi») y la «nube» de emisión de microondas descubierta por la Sonda de Anisotropía de Microondas Wilkinson (WMAP) y el telescopio espacial Planck. Estas observaciones, sumadas a las del Parkes, permite a los científicos comprender cómo se alimentan estos enormes «géiseres» galácticos.

Generaciones de estrellas

Anteriormente, no estaba claro si se trataba de una actividad parecida a la de un quasar producida por el agujero negro supermasivo de nuestra galaxia o una formación estelar. Los recientes hallazgos muestran que el fenómeno ha sido impulsado por muchas generaciones de estrellas formándose y explotando en el centro de la galaxia en los últimos cien millones de años.

Otros análisis de las propiedades de polarización y los campos magnéticos de los flujos de salida también nos pueden ayudar a responder a una de las grandes preguntas de la astronomía acerca de nuestra galaxia: cómo se genera y mantiene un campo magnético. Los investigadores creen que esta radiación juega un papel importante en la generación del campo magnético global.

 

Esta por supuesto ¿Pero cuanta energía esta moviendo algo de tan enorme a tan altas velocidades? La cifra estimada es el equivalente a 1.000.000 de Supernovas. Como ejemplo para entener mejor semejante cifra podemos imaginar toda la energía emitida por el Sol en un segundo, que sería suficiente para alimentar nuestra actual civilización durante 1 Millón de años. La multiplicamos por 31.5 Millones, que son los segundos que tiene un año, y el resultado lo volvemos a multiplicar, en esta ocasión por 10.000 Millones, que son los años estimados de vida total de nuestra estrella.

El resultado sería una cífra asombrosa…pero que representaría solo el 1% de la energía emitida por una sola Supernova, que al mismo tiempo sería solo una millonésima parte de la que está moviendo estos chorros de material. Estamos hablando de escalas que resultan casi imposible de asimilar por la mente humana, pero que se refiere a algo que esta ocurriendo relativamente cerca de nosotros, cubriendo buena parte de nuestro firmamento con una luz que está más allá de nuestra comprensión.

¿Cual es el origen de semejantes monstruos? Durante mucho tiempo se pensó que este podría estar en el agujero negro que sabemos se encuentra en el centro mismo de la Vía Láctea, pero estas nuevas observaciones apoyan otra respuesta…la compacta y poblada zona central de la Galaxia es escenario de una intensa actividad de formación estelar, y por eso mismo escenario de numerosas Supernovas, muchas veces ocultas de nosotros por las nubes de gas y polvo que llenan esta zona central. El gas expulsado por ellas está magnetizado, por lo que es atrapado por el intenso campo magnético que rodea las zonas centrales de la Vía Láctea, que lo impulsa hacia el exterior…

Lo misma irregular estructura de estos géisers, que indican que están alimentados por episodios puntuales, no por un proceso permanente, apoyan esta idea, demostrando además que existe intenso flujo de energía y campos magnéticos, desde el corazón galáctico hacia el exterior, el llamado Halo Galáctico, hasta ahora considerado un lugar relativamente tranquilo.

Dejando de lado los mecanismos concretos que mueven estas inmensas estructuras, cuyos secretos se seguirán estudiando, la imagen ahora presentada es un recordatorio de que hasta que punto el Universo que tenemos ante nuestros ojos solo refleja una mínima fracción de la realidad, y que fuerzas inconmensurables se manifiestan ante nosotros sin que nos demos cuenta, invisibles a todo lo que no sea la más avanzada tecnología.

La combinación de imágenes en luz visible y radio permiten observar los enormes géisers que surgen desde el corazón galáctico, un flujo de materia y energía que llena una parte importante de nuestro firmamento sin que nuestros ojos puedan apreciarlo.

 

es la versión oficial y sin censura…..como esos chorros toquen el espacio cercano al grupo local de estrellas cercanas…..Se acabo….

 

El centro galáctico es el centro de rotación de nuestra galaxia, la Vía Láctea. En 1985 la Unión Astronómica Internacional adopto la distancia a 8.5 kiloparsecs del Sol. Sin embargo, investigaciones recientes han sugerido distancias menores a esta. Está en dirección de las constelaciones Sagitario, Ofiuco y Escorpio, donde la Vía Láctea parece más brillante.

Se dice que hay un agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea.

Debido a que el polvo interestelar bloquea nuestra línea de visión hacia el centro de la galaxia, éste no puede ser estudiado mediante el espectro visible, el ultravioleta o por rayos X de baja potencia. En consecuencia, la información que actualmente se posee sobre el centro galáctico proviene de observaciones realizadas por rayos gamma, infrarrojos, observaciones de longitudes de onda submilimetrales, ondas de radio o rayos X de alta potencia.

Las coordenadas del centro galáctico fueron encontradas por primera vez por Harlow Shapley en el estudio que realizó en 1918 acerca de la distribución de los cúmulos globulares. En el sistema de coordenadas ecuatoriales las coordenadas son: AR 17h45m40.04s, Dec -29° 00′ 28.1″ (época J2000).

La radiofuente Sagitario A parece estar ubicada casi exactamente en el centro galáctico, y contiene una potente y compacta fuente de ondas de radio, Sagitario A*, la que podría ser un agujero negro supermasivo ubicado en el centro de la Vía Láctea.

Es de suponer que el disco de acreción gaseoso está emitiendo suficiente energía para alimentar la fuente de estas poderosas ondas. Un estudio de 2008 realizado con radiotelescopios en Hawaii, Arizona y California (VLBI) reveló que, en promedio, el diámetro de Sagitario A* alcanza las 0,3 UA (unos 44 millones de kilómetros), bastante más grande de lo que mediría el agujero negro. Este último sería demasiado pequeño para ser visible con la instrumentación disponible actualmente.

En diciembre de 2008, científicos del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre en Alemania anunciaron que lograron confirmar la existencia del agujero negro supermasivo en el centro de la galaxía, mediante el uso de telescopios chilenos. El agujero negro en cuestión tendría una masa equivalente a cuatro millones de masas solares

 

 

El pársec central alrededor de Sagitario A* contiene miles de estrellas. Aunque muchas de ellas son viejas estrellas rojas de la secuencia principal, el centro galáctico es también rico en estrellas masivas. Más de 100 estrellas OB y Wolf-Rayet han sido identificadas hasta ahora. Éstas parecen haberse formado en un solo evento de formación estelar hace algunos millones de años.

Sagitario A* (abreviado como Sgr A*) es una fuente de radio muy compacta y brillante en el centro de la Vía Láctea que forma parte de una estructura mayor llamada Sagitario A.

En octubre de 2002, un equipo internacional liderado por Rainer Schödel del Instituto Max Planck para Física Extraterrestre notificaron la observación del movimiento de la estrella S2 cercana a Sagitario A* durante un período de 10 años, y obtuvieron evidencia de que Sagitario A* es un objeto compacto muy masivo.[1] Examinando la órbita de S2 determinaron que la masa de Sagitario A* es de 2,6 ± 0,2 millones de veces la masa solar, confinada en un volumen no mayor de 120 UA. Observaciones posteriores determinaron que la masa del objeto es del orden de 3,7 millones de veces la masa solar en un radio no mayor de 45 UA y su distancia al planeta Tierra es de 27.000 años luz.

Apoyado por fuertes evidencias, esto es compatible con la hipótesis de que Sagitario A* está asociada con un agujero negro supermasivo, si bien lo que es visible no es el propio agujero negro. Las ondas de radio e infrarrojo detectadas provienen del gas y polvo calentado a millones de grados en su caída hacia el agujero negro. Este último tan sólo emite radiación de Hawking a una baja temperatura del orden de 10-14 K.

File:Gcle.jpg

File:Pointing X-ray Eyes at our Resident Supermassive Black Hole.jpg

Sagitario A Este (abreviado como Sgr A E) designa un resto de supernova, situado en la constelación del Sagitario (coordenadas J2000: ascensión recta 17h 45m 47s; declinación -29° 04′ 36,43″) localizado cerca del centro de nuestra galaxia, en la fuente de radio Sagitario A.

El Observatorio de rayos X Chandra ha encontrado gas caliente concentrado en la envoltura de Sgr A E. Este gas está enriquecido en elementos pesados, con cuatro veces más calcio y hierro que el Sol, confirmando la condición de remanente de supernova de este objeto.[1]

Dado que sería necesario un evento entre 50 y 100 veces más energético que una supernova común para crear una estructura con el tamaño y la energía de Sagitario A Este, se ha sugerido que fue creado por una estrella que explotó debido a una fuerte compresión causada por haberse acercado demasiado a Sgr A*.

La proximidad de Sgr A E al agujero negro del centro galáctico lo hace especialmente interesante. El estudio de la asociación entre Sgr A E y Sgr A* se espera que sirva para conocer la relación entre restos de supernovas y agujeros negros en el resto del universo.

Sagitario A Oeste (abreviado como Sgr A W) designa una región de hidrógeno ionizado situada en la constelación de Sagitario (coordenadas J2000: ascensión recta 17h 45m 39,4s; declinación -29° 00′ 24″) localizada cerca del centro de nuestra galaxia, en la fuente de radio Sagitario A.

Sagitario A Oeste posee una estructura en espiral y los gases ionizados parecen caer hacia su centro. Cerca de este centro se encuentra Sagitario A*, un objeto extremadamente compacto que se piensa que es un agujero negro supermasivo o una “superestrella”.

La existencia de estas relativamente jóvenes estrellas (aunque evolucionadas) sorprendieron a los expertos, quienes esperaban que la fuerza de marea del agujero negro central no permitiera que esto sucediese. Esta paradoja, conocida como la paradoja de la juventud, es aún más remarcable para las estrellas que mantienen órbitas muy cercanas con Sagitario A*, como S2.

Algunas de las explicaciones existentes para esta paradoja dicen que estas estrellas se formaron en un masivo cúmulo estelar fuera del centro galáctico para luego llegar, ya formadas, donde están actualmente. Otra explicación sugiere que las estrellas se formaron en un masivo y compacto disco de acreción de gas cerca del agujero negro central.

Es interesante notar que muchas de estas 100 o más estrellas parecen estar concentradas en uno o dos discos (de acuerdo a los grupos de astronomía de la UCLA y el MPE respectivamente), en vez de estar distribuidas aleatoriamente en el pársec central. Sin embargo, éstas observaciones no permiten obtener, hasta el momento, conclusiones definitivas respecto a este punto.

El pársec o parsec (símbolo pc) es una unidad de longitud utilizada en astronomía. Su nombre se deriva del inglés parallax of one arc second (paralaje de un segundo de arco o arcosegundo).

En sentido estricto pársec se define como la distancia a la que una unidad astronómica (ua) subtiende un ángulo de un segundo de arco (1″). En otras palabras, una estrella dista un pársec si su paralaje es igual a 1 segundo de arco.

De la definición resulta que:

1 pársec = 206.265 ua = 3,2616 años luz = 3,0857 × 1016 m
 

La separación básica que usan los astrónomos para determinar la paralaje de las estrellas es el radio de la órbita de la Tierra. La paralaje se mide en segundos de arco (60 segundos de arco = 1 minuto de arco; 60 minutos de arco = 1 grado). Se basa en el método de la paralaje trigonométrica, el más antiguo y extendido para determinar la distancia a las estrellas.

  • La distancia entre el Sol y el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, es igual a 8,5 kpc (8.500 pc): cerca de 30.000 años luz.

En un principio, se creía que actualmente no se están formando nuevas estrellas en el centro galáctico, aunque el disco circumnuclear de gas molecular que orbita el centro de la galaxia a unos dos pársecs de distancia pareciera ser un lugar favorable para que ocurran nuevas formaciones. Sin embargo, primero una investigación presentada en 2002 por los científicos Antony Stark y Chris Martin reveló que la densidad del gas en una región de 400 años luz alrededor del centro galáctico, concentrado en un anillo con varios millones de veces la masa del Sol, se acerca a la densidad crítica para la formación de nuevas estrellas, y finalmente estudios realizados con los telescopios de infrarrojos Spitzer y Herschel han acabado por mostrar la presencia de estrellas aún en formación en la región del centro galáctico., y además en el caso de éste último telescopio cómo tal anillo es comparable al existente en el centro de otras galaxias espirales barradas cómo NGC 1097, aunque con una forma elíptica (100 parsecs * 60 parsecs), inclinado 40 grados y un tanto deformado, y perpendicular a los extremos de la barra de nuestra galaxia.

En consecuencia, Antony Stark y Chris Martin han predicho que en aproximadamente 200 millones de años habrá un episodio de brote estelar en el centro galáctico, lo que significa que se crearán rápidamente muchas estrellas, produciendo allí además una tasa de supernovas cientos de veces la actual. El brote estelar puede estar acompañado también de jets galácticos cuando la materia resultante caiga en el agujero negro central. Actualmente, se cree que se producen regularmente episodios de brotes estelares cada 500 millones de años en la Vía Láctea.

 Si, una noche cualquiera, lejos de una ciudad, miras hacia la Constelación de Sagitario, estarás mirando hacia el centro de nuestra Galaxia (llamada Vía Láctea). La banda blanquecina que cruza el cielo de un extremo a otro es la luz de miles de millones de estrellas del plano de nuestra Galaxia. Por ello esta banda blanquecina también se llama Vía Láctea. Obviamente esta banda pasa por la Constelación de Sagitario. Viendo Sagitario y esta banda podemos imaginar nuestra posición (la de nuestro cuerpo) respecto a la Galaxia. Podemos estimar así las coordenadas galácticas de cualquier objeto celeste que veamos. Por ejemplo, si algo está en dirección opuesta a Sagitario, su Longitud Galáctica será 180 grados. Si algún objeto celeste está cerca de la mancha blanquecina tendrá unos pocos grados de latitud galáctica. Con un poco de práctica se puede estimar con un error de unos 5 ó 10 grados la longitud y latitud galáctica de cualquier objeto celeste.

La Vía Láctea es la galaxia espiral en la que se encuentra el Sistema Solar y, por ende, la Tierra. Según las observaciones, posee una masa de 1012 masas solares y es una espiral barrada; con un diámetro medio de unos 100.000 años luz, estos son aproximadamente 1 trillón de km, se calcula que contiene entre 200 mil millones y 400 mil millones de estrellas. La distancia desde el Sol hasta el centro de la galaxia es de alrededor de 27.700 años luz (8.500 pc, es decir, el 55 por ciento del radio total galáctico). La Vía Láctea forma parte de un conjunto de unas cuarenta galaxias llamado Grupo Local, y es la segunda más grande y brillante tras la Galaxia de Andrómeda (aunque puede ser la más masiva, al mostrar un estudio reciente que nuestra galaxia es un 50% más masiva de lo que se creía anteriormente. ).

El nombre Vía Láctea proviene de la mitología griega y en latín significa camino de leche. Ésa es, en efecto, la apariencia de la banda de luz que rodea el firmamento, y así lo afirma la mitología griega, explicando que se trata de leche derramada del pecho de la diosa Hera. (Rubens representó la leyenda en su obra El nacimiento de la Vía Láctea). Sin embargo, ya en la Antigua Grecia un astrónomo sugirió que aquel haz blanco en el cielo era en realidad un conglomerado de muchísimas estrellas. Se trata de Demócrito (460 a. C. – 370 a. C.), quien sostuvo que dichas estrellas eran demasiado tenues individualmente para ser reconocidas a simple vista. Su idea, no obstante, no halló respaldo, y tan sólo hacia el año 1609 d. C., el astrónomo Galileo Galilei haría uso del telescopio para observar el cielo y constatar que Demócrito estaba en lo cierto, ya que adonde quiera que mirase, aquél se encontraba lleno de estrellas.

En la noche se ve como una borrosa banda de luz blanca alrededor de toda la esfera celeste. El fenómeno visual de la Vía Láctea se debe a estrellas y otros materiales que se hallan sobre el plano de la galaxia, como el gas interestelar. La Vía Láctea aparece más brillante en la dirección de la constelación de Sagitario, hacia el centro de la galaxia.

 

 

Estaremos atentos…….

 

Publicado enero 3, 2013 por astroblogspain en Uncategorized

Una respuesta a “El fin del Mundo ahora si???

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. hola Alejandro, me gustaría que colgases un articulo sobre las organizaciones judeo-masonicas que dominan el mundo, donde estan, quienes son, relevancia de estas organizaciones en España, quienes han intentado luchar contra ellas y han muerto (Lincon, Kennedy, Carrero Blanco… etc), que empresas y que poderes dominan (la OMS, El Banco Central Europeo, La reserva Federal, la Fox… etc…). Porque nos ocultan información de visistas extraterrestres(campos en gran bretaña con respuestas a la sonda lanzada por la Nasa…)

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: