Se acabara el Mundo el 22 de Diciembre de 2012 ??   Leave a comment

 

A mediados de 1994, la periodista italiana, Enza Massa, descubrió en la Biblioteca Nacional de Italia, un extraño manuscrito fechado en 1629. En su interior el documento tenía una serie de dibujos hechos con acuarela aparentemente mensajes simbólicos y sin ningún significado claro.

Sin embargo, grande fue su sorpresa cuando notó que el citado códice tenía como título: Nostradamus Vaticinia Codx, y era firmado nada menos que por el propio Michel de Nostradamus. Como era de esperar, tal hallazgo puso inmediatamente en alerta a numerosos investigadores de todo el mundo.

En cuanto al manuscrito se sabe que cuenta con ochenta acuarelas supuestamente pintadas a mano por el propio Nostradamus. Según análisis de datación, el documento provendría del siglo XVII descartando así toda posibilidad de que sea una falsificación, además, las ilustraciones estaban acompañadas de dos cartas, una introductoria y otra a modo de conclusión en las que se puede leer que el vidente francés legó el manuscrito a su hijo César.

Al parecer, por órdenes expresas de Nostradamus el manuscrito debía caer en manos del cardenal Maffeo Barberini, quien años después se convertiría en el Papa Urbano VIII el mismo que obligó al científico Galileo a que se retractara de su teoría heliocéntrica.

Según los investigadores que han tenido la oportunidad de ver las imágenes, el códice mostraría representaciones de importantes hechos desde el futuro de la Iglesia Católica hasta temas como el atentado de 11 de septiembre e incluso, la fecha exacta del fin del mundo.

 

 

Michel de Nôtre-Dame (en occitano: Miquèl de Nostradama) (14 de diciembre o 21 de Diciembre de 1503  Hay controversia acerca de la fecha exacta de su nacimiento….– 2 de julio de 1566), fue un médico y consultor astrológico provenzal de origen judío, considerado uno de los más renombrados autores de profecías y eventos futuros. Su obra profética Las verdaderas centurias astrológicas y profecías fue publicada por primera vez en 1555.

En su análisis del libro de Nostradamus, el escritor Michael Rathford sostiene en su trabajo The Nostradamus Code: World War III, que estamos ya inmersos en un tiempo de tribulación que iniciado en el 2008 y que durará hasta el 2012, coincidiendo justamente con la fecha señalada en las profecías Maya, en donde vaticinan que al mundo ingresará en un período de gran cambio el 21 de diciembre del 2012.

Estos hechos se encontrarían en las últimas siete páginas del códice parecieran ser el relato exacto de cuándo y cómo podría ocurrir el Fin del Mundo. Los investigadores señalan que la imagen 66 (la primera de la serie) en donde el sol está prominente resaltando la fecha del acontecimiento que cambiará la tierra, el 67 señala que la constelación de Ofiuco u Ophiuchus, supuesto 13 signo zodiacal hallado entre escorpio y sagitario que jugará un papel primordial en estos acontecimientos pues se encuentra justo en el centro de la Vía Láctea.

La siguiente imagen muestra al árbol de la vida siendo atacado por un monstruo además de la estrella de ocho puntas y la rueda de ocho línea que para muchos demostraría una alineación estelar que sólo ocurre una vez cada 13 mil años, la última vez que ocurrió esto fue 11 mil antes de Cristo. Por último se encuentra la imagen que nos daría la hora exacta del Apocalipsis, en la parte superior se observan tres eclipses conectados con un eclipse de Luna, si buscamos tres eclipses solares vinculados con eclipses de Luna nos encontramos con un período de 20 años entre 1992 hasta el 2012, coincidiendo así con las profecías mayas.

 

 

 

El ‘Oráculo de Shambhala’,:

 

Durará unas dos semanas, aunque los humanos seguirán percibiendo sus consecuencias durante varios meses, predice el lama

Llegará la oscuridad

Según informan varios medios de comunicación, que citan al oráculo, ese día a las 6.00 GMT casi todo el planeta estará sumido en una completa oscuridad y silencio. No habrá ni luz, ni electricidad, ni comunicaciones, ni sonido: la Tierra en este momento estará atravesando la “línea cero” de nuestra galaxia.

De acuerdo al lama, los animales del planeta presentirán “la llegada de la oscuridad” e intentarán ocultarse en madrigueras. “Se trata del estado de espacio, donde no se difunde ningún tipo de energía, donde todos los objetos carecen de campos electromagnéticos”, explica el oráculo, agregando que habrá quienes tengan la impresión de que los muertos se hayan levantado de sus ataúdes, muchos se volverán locos, alrededor del 10% de la Humanidad morirá. Tal oscuridad, según sostiene, durará entre tres y cuatro días y estará acompañada por destellos espaciales y llamaradas ilusorias de la luz, tras lo cual el Sol volverá a aparecer.

Consejos para los humanos

Según se informa en su mensaje el oráculo incluso dio múltiples consejos prácticos a los seres humanos para recibir dignamente el fin del calendario maya:

1. Es necesario prepararse para este cambio de ciclos, al completar todos los asuntos importantes en 2012, sin dejar nada serio para el año próximo ni enredarse en las deudas.
2. El día anterior al apocalipsis, es decir, el 20 de diciembre, la gente debería irse de las ciudades a las casas rurales junto con sus familiares, con una reserva de alimentos para al menos dos meses, ya que las redes energéticas tardarán en ser restauradas.
3. No hay que olvidar reservar agua, leña y velas suficientes para la iluminación y calefacción, ya que a partir del 21 de diciembre del 2012 no habrá electricidad.
4. Durante los “días oscuros” es necesario tapar las ventanas con tela espesa, no mirar en su dirección, no salir.
5. Con el regreso de la luz, es aconsejable esperar para volver a las ciudades y quedarse en el campo por lo menos hasta la primavera. De acuerdo al oráculo, el apocalipsis tendrá una duración de dos semanas. No obstante, según afirma, la Humandidad seguirá percibiendo las consecuencias del ‘fin del mundo’ durante varios meses. Sólo a finales de marzo, sostiene el lama, el planeta se recuperará completamente.

El 21 Dic. 2012 ocurrirá una rara alineación Astronómica. Este evento es único en el ciclo de la Precesión de los Equinoccios: la Tierra estará en el Ecuador Galáctico. Al ocurrir en el amanecer del Solsticio del 21 Dic. 2012 se llama: “Alineación Galáctica del Solsticio de Invierno”.

Dado que las Constelaciones se mueven al Oeste, la Alineación ocurrirá de nuevo al término del próximo Ciclo de 26,000 años

 

Desde el principio del Tiempo, los seres humanos, desde más primitivo al más sofisticado culturalmente, han seguido y han grabado los ritmos naturales y ciclos de la Tierra.

 

El baile intrincado entre la Tierra y los otros cuerpos celestes ha sido siempre fuente de maravilla y asombro, dando lugar a innumerables historias y mitos por el mundo. Muchos de estos cuentos todavía son contados hoy.

Las personas antiguas de la Tierra se preocupaban por estos ritmos naturales y ciclos, porque sus vidas y su sustento dependían de ellos. En ciertos tiempos del año, la comida año era abundante en ciertas regiones y no lo era en otras. En ciertos momentos vendrían las lluvias, en otros, podrían esperar calor y sequedad. Ellos también observaron que la fertilidad estaba, de alguna manera, vinculada con los ciclos de la Luna.

De acuerdo con estos variados ciclos de la Naturaleza, las personas empezaron a reconocer un Cosmos de complejidad creciente – modelos repetitivos y ciclos envueltos dentro de ciclos aun más grandes de orden. Los movimientos cíclicos del Sol, la Luna, los Planetas y las Estrellas indicaron un Orden Natural a la Realidad, que les proporcionó a nuestros antepasados el significado y la certeza de la continuidad.

El cielo y la Naturaleza tocaron cada aspecto de sus vidas. No es sólo que sus observaciones astronómicas indicaban cuándo plantar sus cosechas y cuándo segar la mies, sino también dónde localizar sus templos, cómo diseñar sus casas e incluso cómo orientar sus ciudades. Estas personas ocuparon un Universo inteligente y viviente que gobernaba sus vidas. La supervivencia y el éxito, entonces, dependía de cuan bien uno podría leer las señales celestiales.

Como breve revisión de lo más básico de estos ciclos naturales, nosotros empezaremos con la rotación de la Tierra en su eje. Porque la Tierra rota una revolución completa cada 24 horas, nosotros observamos los períodos recurrentes del día y la noche.

Lamentablemente, hay números sorprendentemente grandes de personas hoy que todavía no entienden que este ciclo diario es causado por el movimiento de la Tierra, y no por algo el Sol está haciendo. Esto podría explicarse un poco por el hecho que nuestras costumbres lingüísticas están siglos detrás de nuestra comprensión científica, y continuamos hablando en términos de la salida del sol y sus ocasos.

Sea como sea, el próximo ciclo que veremos no está basado en el movimiento de la Tierra, sino de la Luna. La Luna rota alrededor de la Tierra cada 29.5 días, dándonos el concepto del mes, al aparecer en sus diferentes fases, desde la Luna Nueva a la Luna Llena, y una vez, de regreso a Luna Nueva.

Luego está el ciclo observable del año, cuando la Tierra baila alrededor del Sol en una órbita elíptica, tomándole 365.25 días para completar una revolución.

Cuando las personas continuaron observando los cuerpos celestes, comenzaron también a notar que algunas de las luces luminosas en el cielo se movían mientras otras se quedaban relativamente estacionarias. Estos cuerpos errantes que hemos venido a conocer como los planetas, y varias personas alrededor del mundo mostraron un interés especial en sus ciclos y movimientos particulares, tejiendo un gran número de historias, mitos y leyendas.

Esos astrónomos tempranos que guardaron archivos del movimiento del Sol, Luna y Planetas, uno de los más grandes misterios que ellos observaron fue el hecho de que todos los años, ellos esperarían que el Sol apareciera en el Equinoccio de la Primavera o en el Solsticio del Invierno en un lugar específico en el horizonte, señalizando el Nuevo Año.

Con el tiempo, ellos se desanimaron de encontrar que el Sol ya no aparecía en el mismo lugar que lo hacía solo 70 años antes, sino que se había movido un grado completo (el equivalente al diámetro del Sol – por dos). Este movimiento lento, llamado Precesión del Equinoccio, causa que el Sol del Equinoccio parezca resbalarse hacia atrás contra el telón de las estrellas.

Los astrónomos han logrado deducir ahora que la Tierra no es una esfera perfecta. Realmente es un poco chata en los polos, y tiene una protuberancia en el ecuador. Como resultado, los tirones gravitatorios de la Luna y el Sol ejercen una influencia desigual en la Tierra. Sus fuerzas gravitatorias intentan tirar la protuberancia ecuatorial hacia ellos.

 

Porque la Tierra está girando, estas fuerzas hacen que se tabalee el eje del de la Tierra, cambiando siempre muy despacio. Gradualmente el eje polar que una vez estuvo alineado con una estrella en particular, empieza a cambiar hasta alinearse con otra estrella.

Ahora mismo, el eje de la Tierra al Polo Norte apunta a la estrella Polaris – la cual nosotros apropiadamente llamamos la Estrella Polar. Pero hace 5,000 años, el polo norte celestial se alineaba a la estrella llamada Alfa Draconis.

 

Ocho mil años en el futuro la estrella del polo será Vega.

Este movimiento Precesional es, entonces, el mismo movimiento responsable para el cambio de ubicación de los Equinoccios y los Solsticios.

 

Los antiguos astrónomos descubrieron el movimiento Precesional de término largo del Sol a través del fondo de las constelaciones y se calcula la longitud de este Ciclo a alrededor de 25,600 a 26,000 años.

Esto significa que el Sol que marca el Equinoccio de Primavera, que ahora aparece adelante del fondo de estrellas en la constelación de Piscis, en aproximadamente 500 años subirá a la constelación de Acuario. Continuará cambiando al revés a través de las varias constelaciones de Capricornio, Sagitario, etc., hasta que en aproximadamente 26,000 años llegará de regreso al mismo punto exacto en Piscis.

La comprensión de esta Precesión del Equinoccio, entonces, dio lugar a muchos mitos y leyendas de las diferentes Edades Mundiales. Cuando el movimiento Precesional continuó cambiando el Equinoccio a una nueva constelación, las diferentes culturas percibieron esto como una Nueva Edad o Nuevo Mundo. Como el Sol de Equinoccio de Primavera aparecía surgir en la constelación de Tauro, las personas percibieron esto como la Edad del Toro; la Edad del Carnero cuando subió a la constelación de Aries; la Edad del Pez al subir en Piscis, y así sucesivamente.

En un tiempo, muchas civilizaciones en la Tierra eran conscientes de este ciclo natural de la Tierra y lo incorporaron en sus cosmologías y conceptos del Tiempo de varias maneras.

 

Cada uno reflejando una interpretación y significado ligeramente diferente, pero de diferentes maneras diferentes, todos sostuvieron el Ciclo Precesional como involucrando nada menos que el proceso Cósmico de la evolución de la Vida, influyendo sutilmente en todas las Formas de Vida de la Tierra a moverse a niveles más altos de organización y complejidad. Vino a simbolizar el Proceso Espiritual de Desplegar la Conciencia en nuestro planeta.

Lo que es importante aquí es que esta creencia estaba realmente basada en un notable ciclo astronómico: cada 72 años, el Solsticio y el Equinoccio del Sol parecían moverse un grado hacia atrás, a través de las constelaciones – como la mano de un reloj, indicando las horas del día.

 

Sin embargo, en este Reloj Cósmico la mano, o marcador, en el movimiento es la ubicación específica del Equinoccio o Salida del sol del Solsticio, mientras la cara del reloj es representada por las constelaciones relativamente estacionarias de las estrellas.

Con esto en perspectiva, entonces, nosotros volveremos nuestra atención ahora a cómo este Ciclo Precessional fue incorporado en la Cosmología maya y cómo se relaciona a su calendario de la cuenta larga, y específicamente al año 2012.

Quizás más que cualquier antigua cultura de la que estamos conscientes a estas alturas, los Mayas estaban obsesionados con la Astronomía. No sólo eran capaces de proyectar sus cálculos astronómicos miles de años adelante y atrás en el Tiempo, sino que desarrollaron un calendario reciclable de Venus que era exacto a un día en 500 años, y una mesa de eclipses que todavía funciona hoy.

 

Ellos también calcularon exactamente el año solar hasta con cuatro cifras decimales. Para lograr estos impresionantes cómputos, ellos crearon un sistema sofisticado de matemáticas que utiliza el valor del lugar y el concepto del cero. Y todos esto mientras Europa todavía estaba vagabundeando en las Edades Oscuras.

En una cultura compleja como la maya, y considerando el lapso de un período de casi mil años, es importante recordar que eso levantó diferentes sistemas de creencia en tiempos diferentes, algunos de los cuales coexistían en el mismo lugar. Justo como si tomáramos la demografía de, digamos, la moderna ciudad de Nueva York, nosotros encontraríamos a judíos viviendo allí, además de Musulmanes, protestantes y católicos – todos, muy entretenidos en diferentes sistemas de creencia.

Y así, es apropiado aquí limitar nuestras consideraciones de la cultura maya a sólo esas creencias que prestan significado e importancia a la auspiciosa fecha indicada en su calendario de cuenta larga – Dec. 21, 2012.

Al enfocarnos en esta fecha, encontramos que uno de los indicadores a su probable importancia es que específicamente designa el Solsticio de Invierno. Como este es nuestro punto de partida en nuestro análisis, echemos una mirada más cercana acerca de lo que esto podría significar.

En primer lugar, es bueno ser consciente que alrededor del mundo en varias culturas del pasado, cada uno designó un tiempo específico para marcar el principio de su Nuevo Año.

  • En Sumeria antigua y Babilonia, el Nuevo Año empezaba con el Equinoccio de la Primavera
  • En Israel el Nuevo Año se cambió gradualmente al Equinoccio en el Otoño
  • En el Norte de Europa, el Nuevo Año era celebrado en el tiempo del Solsticio de Invierno
  • Nosotros todavía observamos esta tradición del Nuevo Año en particular, pero agregando unos días extras para que ahora nuestro Nuevo Año empiece el 1 de enero

Entonces, en el contexto de esta tradición el Solsticio de Invierno el 21 de diciembre era celebrado como el cumpleaños del Sol.

 

Es la noche más larga del año y por consiguiente, el día más corto del año. Representó el último poder de las fuerzas oscuras de la Naturaleza: la larga noche invernal, cuando las cosas parecían estar muertas y quietas. Y fuera de las profundidades de esta noche más larga, nació el nuevo Sol. Desde este punto en, el poder de la luz crece despacio en fuerza y los días empiezan poco a poco a hacerse más largos.

El Solsticio de Invierno, entonces, inauguró el nacimiento de un nuevo año solar. El Sol parecía regresar de su viaje anual al Sur y empieza su lento retorno a las Latitudes del Norte. La salida del sol, el 21 de diciembre, se creía que era como la primera salida del sol, y el comienzo del Nuevo Año era, de hecho, una celebración del principio del Tiempo.

Con este contexto particular en la mente, estamos ahora preparados para examinar más estrechamente las razones por qué el Solsticio de Invierno en el año 2012 es tan importante. En el calendario maya de la cuenta larga, un ciclo de 5,200 años finaliza en esta fecha, y también apunta a una rara alineación astronómica.

 

De hecho, esta alineación sólo pasa una vez cada 26,000 años.

El auspicioso año de 2012 indicado en el calendario de la cuenta larga, ilumina el hecho que el movimiento Precesional del Sol del Solsticio de Invierno gradualmente llevará su posición a alinearse con el mismo centro de nuestra Galaxia.

Para los mayas, esto es como el último golpe de Medianoche en Nochevieja, sólo que en el 2012 el Nuevo Año es el Nuevo Año Galáctico de 26,000 años solares.

 

El Reloj Galáctico estará en el punto cNuestra cultura científica ha venido finalmente a comprender que nuestro planeta, el Sol, y el sistema solar entero tuvieron sus orígenes en el centro de la Galaxia de la Vía Láctea. Nosotros también hemos encontrado recientemente que nuestra Galaxia es de 70,000 años de luz de diámetro, con la mayoría de sus 400 mil millones estrellas concentrados en la gran protuberancia central.

Equipado con instrumentos ultravioleta, radiografías y rayos gamma, mas telescopios infrarrojos, la mayoría de los astrónomos están ahora convencidos que en el centro de nuestra Galaxia hay un masivo agujero negro de un tamaño inimaginable de millones de veces más grande que nuestro sol. Esto es donde la Ciencia y la Mitología verdaderamente se encuentran. Para lo que el centro de nuestra Galaxia pueda representar en términos de energía y propiedades tiempo/espacio, nadie tiene una pista.

Pero para los antiguos mayas, la Galaxia de la Vía Láctea representó a la Gran Madre Cósmica de donde nació toda Vida. Ellos vieron a nuestra Madre Galáctica estirándose a través del cielo nocturno y de alguna manera reconocer el lugar desde donde todos nosotros habíamos venido. Y a la gran protuberancia central a Su centro, ellos la percibieron como el Útero Cósmico.

 

Dentro de la protuberancia central está lo que parece un corredor oscuro, conocido como la grieta oscura (dark rift). Los mayas se referían a esto con muchos nombres, pero el más pertinente aquí es su referencia a esta área como el “paso del nacimiento”.

 

¿Estaremos empezando a conseguir aquí un cuadro de esto?

Considerando entonces la importancia de la fecha 2012 en el calendario maya, se ha descubierto que ese año específicamente apunta a un periodo de tiempo cuando el Sol del Solsticio de diciembre se alinea con y surge fuera del telón de la grieta oscura, el “Canal Galáctico de Nacimiento” en la protuberancia central.

 

Es como si el Sol realmente estuviera naciendo nuevamente del Útero Galáctico.

La Cosmología maya no fue escrita en un libro, sino en las mismas estrellas sobre sus cabezas.

 

El significado de esta historia no fue revelado a través del estudio de oscuras interpretaciones, sino que a través de correspondencia de asociaciones asignada a las partes individuales en la historia.

 

Todos lo que necesitamos hacer es reconocer esas asociaciones originales y la historia se despliega sola. Así como en nuestra cultura, nosotros hemos construido asociaciones entre el Solsticio de Invierno, el Nuevo Año y el nacimiento de Jesús Cristo, “ el Hijo de Dios” quien entró en este mundo como “un salvador de la humanidad “.

Con los mayas hemos descubierto otra historia asociada con el Solsticio de Invierno, el Nuevo Año y el destino de las personas en la Tierra. La alineación astronómica del Ciclo Precesional del Solsticio de Invierno y el Centro Galáctico representa el “Punto Cero” en el Reloj Cósmico, marcando así el principio de la Nueva Era en nuestra jornada evolutiva en la conciencia. Nos dice que nace un Nuevo Sol, que un Nuevo Año ha amanecido, que un Nuevo Ciclo Galáctico ha empezado, y la transformación de nuestro Mundo está en camino.

El gran secreto en esta historia particular es que nosotros no necesitamos esperar el Solsticio de Invierno del año 2012 para reconocer que estamos entrando en este tiempo de profunda transición. Ya que según los más recientes cálculos astronómicos, el Solsticio Meridiano realmente es el que más precisamente coincide con el Ecuador Galáctico entre 1998 y 1999.

Así como el ecuador de la Tierra divide el planeta en dos hemisferios de Norte y Sur, el Ecuador Galáctico es el término astronómico para la línea divisoria de la Vía Láctea, separando la Galaxia en dos mitades. Similar al tiempo del Equinoccio, cuando el Sol parece cruzar el Ecuador de la Tierra y entra así en un nuevo hemisferio, así también en 1998 el Sol del Solsticio de Invierno comenzó a atravesar el Ecuador Galáctico.

 

Considerando que el Sol es tan grande (aproximadamente uno y medio grados de ancho) y el movimiento es tan lento, nuestro Sol no estará completamente por el Ecuador y totalmente en el nuevo Hemisferio Galáctico hasta el año 2018.

Así que nosotros necesitamos entender entonces que la fecha maya de 2012 simplemente es un indicador a este periodo del 20 años de transición – el proceso de nacimiento de la Nueva Era (o Edad), y el punto del principio del Nuevo Ciclo Precesional de 26,000 años.

Yo lo encuentro casi la altura de ironía que los descendientes de esos blancos europeos que vinieron al “Nuevo Mundo” para llevar iluminación y salvación a la población indígena, ahora encontrarían enterrado aquí, en alguna selva remota, un calendario/reloj de piedra marcándoles el Tiempo/hora que es.

 

Un calendario o reloj no muy extraño a su propio fondo cultural, pero uno que realmente incorpora y cumple su más expansiva visión del Tiempo cíclico, el Ciclo Precesional.

 

Este “Gran Año” era conocido hace mucho tiempo por los sumerios, babilónicos, egipcios y los antiguos griegos, pero carecía del punto en el que empezaba o acababa. De algún modo, a través de las Edades, el conocimiento había estado perdido.

Quizás el regalo más grande que la cultura maya ha dado a nuestro mundo es el Punto Cero al Ciclo Precessional de 26,000 años. A través de la fecha 2012 en su calendario, ellos indicaron la importancia del Ecuador Galáctico y su relevancia al Ciclo Precesional, dándonos así la habilidad de apuntar ahora con precisión el Tiempo exacto en nuestro Reloj Galáctico.

 

Nube interestelar de gas:

 

 

 

El 14 de julio de 2010, nos enteramos que nuestro Sol está pasando por una nube de energía interestelar que excita/energiza al sol.

La NASA, junto con la Academia Nacional de Ciencias y otros científicos de renombre mundial están tan preocupados por esto y por el venidero máximo solar a finales de 2012, del cual, ya el 10 de marzo de 2006 la NASA emitió una alerta de tormenta solar para el 2012.

Lo que la NASA omite en su advertencia de tormenta solar para 2006 es qué es lo que condujo a la NASA, en primer lugar, a emitir una advertencia de tormenta solar 2012, cuatro años antes.

Luego, en 2010, la NASA advierte de nuevo la población en general de una tormenta solar, diciendo a la población que se prepare para una tormenta solar de una sola vez en la vida. A pesar de que las agencias de noticias y sitios web como éste están empezando a cubrir esta noticia en desarrollo, ningún alto funcionario del gobierno tiene todavía que sacar el cuello para hacer un anuncio oficial acerca de las catastróficas consecuencias como para que la población mundial se comience a preparar.

Los siguientes datos científicos revelados por Alexei Dmitriev apoyan aún más la advertencia original de la NASA sobre la tormenta solar de 2012 emitida en marzo de 2006.


NOTICIAS

El astrofísico Alexei Dmitriev dice que tanto los satélites de la Voyager 1 como de la Voyager 2 revelan que nuestro sol, así como todo nuestro sistema solar, se está moviendo hacia una nube de energía interestelar.

Opher, un investigador de Heliofísica de la Universidad George Mason invitado de la NASA, dice que esta nube de energía interestelar es turbulenta.

Dmitriev explica que esta nube de energía está estimulando la atmósfera de nuestro planeta y en especial nuestro sol. Como esta nube interestelar de energía continúa estimulando/cargando el sol, causa que el sol se vuelva más activo, lo que resulta en una mayor eyección solar. Es decir. Tormentas solares más frecuentes y más grandes CME (Eyección de Masa Coronal) resultando en el efecto Carrington.


Esta nube interestelar de energía eléctrica también es absorbida por la Tierra, y los científicos han encontrado que esto resulta en más terremotos más, afectando a la vez dramáticamente nuestro clima aquí en la tierra.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo le tomará a nuestro sol pasar a través de esta nube de energía interestelar, el Dr. Dmitriev respondió:

“No lo sé. Pero si tuviera que adivinar, diría que en alguna parte entre dos mil a tres mil años.”

Esta nube interestelar es una tenue banda de partículas cargadas a través de la cual se está moviendo lentamente nuestro sistema solar.

 

Cuando se le preguntó al Dr. Dmitriev cuáles son las implicaciones de todo esto para la tierra, él respondió:

“¡Catástrofe global! No en decenas de años a partir de ahora, sino en pocos años”,

…en que esta catástrofe global está, básicamente, a la vuelta de la esquina preparando el escenario para la última alerta de tormenta solar de la NASA 2012-2013.

El Dr. Dmitriev está hablando del efecto Carrington, que puede golpear la alimentación eléctrica y todas las formas modernas de comunicaciones en todo el mundo durante meses, incluso años.

Cuando eso suceda, la anarquía global y saqueos en masa muy pronto comenzarán, al paralizarse la cadena alimentaria en los países modernos, mientras que la escasez de agua se convertirá rápidamente en una amenaza para nuestra propia supervivencia, ya que la electricidad es lo que hace funcionar las bombas que lleva el agua a nuestro hogares y oficinas.

Si no están preparados o dispuestos a ser auto eficientes durante uno o dos años, entonces usted y su familia estarán en riesgo de deshidratación e inanición durante un tiempo en donde el agua potable, los alimentos y el papel higiénico serán más valiosos que el dinero mismo.

 

Si la tierra, de hecho, recibe un impacto directo de una tormenta solar produciendo llamaradas solares de clase X, (eyección de masa coronal o CME)… esto podría paralizar el mundo de más formas de las que pudiéramos imaginar, ya que esto haría que casi todos los dispositivos electrónicos ya no funcionen hasta que se arregle. Imagine que ya no haya más teléfonos celulares que funcionen, ni automóviles, ni camiones, ni aviones, ni barcos, ni computadoras, ni sistemas de navegación, ni TV, ni radio, ni iPods, o máquinas de juego, y mucho menos sin los servicios médicos más avanzados.

Es lo más probable que no habrá energía eléctrica en casi todo el mundo durante muchos meses, no habrá sistema bancario moderno en su lugar, ni Bolsa de Nueva York, las tarjetas de crédito no tendrán ningún valor y cualquier efectivo, plata y oro que tenga será el rey. Las tiendas de alimentos pronto serán saqueadas en nombre de la supervivencia, la mayoría de las estaciones de servicio no podrán bombear gas para los coches y camiones que aún podría estar funcionando.


Manchas solares activas, 10 de Octubre 2012

Región de manchas solares a punto de girar a la vista de la extremidad sureste produjo una llamarada solar clase M1.7 solar a 23:31 UTC el 09 de octubre 2012 .

ABC, publicaba recientemente….

 

Una llamarada solar muy potente alcanza la Tierra

Los efectos del estallido se han hecho notar en la atmósfera de parte de Asia y han cortado comunicaciones de radio en altas latitudes

abc.esabc_ciencia / madrid
Día 24/10/2012 – 13.48h
Una llamarada solar muy potente alcanza la Tierra
La llamarada solar del 23 de octubre provocada por la mancha solar AR 1598
Una llamarada solar muy potente alcanza la Tierra

La mancha AR 1598 (izda.)

Hacía tiempo que el Sol no daba sorpresas, pero ha vuelto a demostrar que no está precisamente dormido. El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA, una sonda lanzada hace dos años para estudiar el comportamiento del Astro rey, ha detectado una llamarada solar de clase X 1.8, potentísima, lanzada durante esta madrugada y cuyos efectos ya se han hecho notar en la atmósfera de parte del planeta.

Las llamaradas solares pueden ser de clase A, B, C, M y X, de menor a mayor intensidad, seguidas de un número que va del 1 al 9, así que la de esta mañana es una de las mayores. La explosión fue provocada por la mancha solar AR 1598 y alcanzó su máximo a las 5.17 (hora peninsular española). La radiación del estallido produj, en cuestión de pocos minutos, ondas de ionización en la atmósfera superior sobre el lado diurno de la Tierra en ese momento, desde la India a Australia y parte de China, y fuertes bloqueos de radio en altas latitudes.

La llamarada no ha enviado al espacio una eyección de masa coronal (CME), una nube ardiente de partículas y radiación que puede afectar a las operaciones de los satélites y a las redes eléctricas. Los científicos de la SDO esperan que la actividad solar continúe los próximos días.

Países como EE.UU., Reino Unido, Portugal, Alemania, Holanda o Francia se toman muy en serio los posibles efectos de una tormenta solar. Ya ha creado comisiones parlamentarias de investigación al respecto y oficinas de atención al ciudadano especializadas. En España, el Congreso de los Diputados reconoció el pasado 24 de septiembre la necesidad de adoptar con normalidad protocolos y medidas específicas de prevención de la red eléctrica europea y de protección civil ante este tipo de fenómenos.

 

Y Sigo…..

  • Los paises elaboran planes de emergencia
    Alerta por la ‘tormenta solar del siglo’
     GUILLERMO CID
    ABC.
    La serie de tormentas que se darán Al finañ de 2012 y en 2013 pueden dejar sin funcionamiento los sistemas eléctricos de todo el mundo.

     

    El Congreso de los Estados Unidos acaba de hacer un curioso llamamiento a los ciudadanos para que desarrollen un plan de emergencias que les permita estar preparados para “la tormenta solar del siglo”, que ocurriría en 2013, y pidió a las comunidades locales que se doten de recursos necesarios para abastecer a la población de energía, alimento y agua.

  • Estos preparativos responden a la alerta lanzada por la NASA, que advirtió que en 2013, el Sol llegará a uno de sus periodos de máxima actividad. Durante este tiempo, se espera que fenómenos como las llamaradas y tormentas solares sean frecuentes -incluso dos veces por semana-.

    Según los expertos, el riesgo se extenderá los próximos seis años, y si cumple con los pronósticos, el 10% de las tormentas que se den causarán daños graves o extremos en nuestra forma de vida. La dependencia tecnológica actual, es la razón principal por la que este fenómeno tenga unas consecuancias tan graves.

    Existen antecedentes que muestran la fuerza y el peligro de estas tormentas. La más potente de la historia, se produjo en 1859, aunque sus efectos fueron limitados dado que la energía eléctrica estaba en pañales. No obstante, las auroras boreales que provocó se divisaron desde todos los rincones del planeta.

    Otras más leves, pero más cercanas en el tiempo, mostraron su peligro para los servicios móviles, los GPS o las redes eléctricas. En 1994, una tormenta solar apagó dos satélites de comunicaciones durante horas, en 1989, otra tormenta, dejó fuera de funcionamiento durante más de nueve horas la planta hidroeléctrica de Quebec (Canadá), causando pérdidas de cientos de millones.

    Una posible catástrofe

    Los informes encargados por la NASA, el Ejército de EEUU, el Parlamento británico y la Unión Europea, creen que tras cinco días de apagón, se viviría un verdadero ‘Armageddon’.

    Para empezar, los accidentes aéreos y de tráfico se multiplicarían por fallos en los sistemas de rutas, de aterrizaje, semáforos y señalizaciones.

    Los sistemas eléctricos sufrirían un derrumbe total, dejando a las casas, las industrias, las refinerías o las plantas químicas, sin energía. De no existir protocolos de actuación, las consecuencias de este colapso serían dramáticas.

    Como quedó de manifiesto en 1859, pueden desencadenarse además grandes incendios eléctricos. El suministro de agua dejaría de funcionar más allá del nivel del suelo, pues los sistemas de bombeo no funcionarían.

    Los sistemas de comunicación serían los más afectados. Teléfonos móviles, ordenadores, radios y televisiones fallarían en cadena, dejando a la población aislada y sin información de cómo actuar.

    A pesar de todo, El doctor Alex Young, físico de la NASA preguntado por The New York Times, dijo que: “No creo que haya que preocuparse , queremos que el público esté advertido, pero al mismo tiempo que no se intranquilice.”

    Alerta en España

    El Parlamento español tramita hace meses una resolución para prevenir las consecuencias de una tormenta solar extrema.

    Desde el Observatorio del Clima Espacial de Madrid, aseguran que lo que se busca es potenciar unas buenas prácticas preventivas entre el público, así como definir la amenaza. De este modo, los ciudadanos “pueden estar preparados”.

    No es el único país en tomar medidas pues, como informa el Observatorio, Alemania, Francia, Reino Unido y otras naciones europeas están tomando “importantes medidas en la misma línea preventiva”.
    Aqui vemos que la amenaza es real….muy real….ya paso no hace mucho, ya lo publique en un post, pero refresco la memoria.

     

    La tormenta solar de 1859 es considerada la tormenta solar más potente registrada en la historia. En el año 1859 se produjo una gran eyección de masa coronal o fulguración solar.1 A partir del 28 de agosto, se observaron auroras que llegaban al sur hasta el Caribe.2 El pico de intensidad fue el 1 y 2 de septiembre, y provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte. Los primeros indicios de este incidente se detectaron a partir del 28 de agosto de 1859 cuando por toda Norte América se vieron auroras boreales. Se vieron intensas cortinas de luz, desde Maine hasta Florida. Incluso en Cuba los capitanes de barco registraron en los cuadernos de bitácora la aparición de luces cobrizas cerca del cenit. En aquella época los cables del telégrafo, invento que había empezado a funcionar en 1843 en los Estados Unidos, sufrieron cortes y cortocircuitos que provocaron numerosos incendios, tanto en Europa como en Norteamérica. Se observaron auroras en zonas de baja latitud, como Roma, Madrid, La Habana y las islas Hawái, entre otras.

    En las Islas Baleares encontramos una referencia en el Diario de Menorca.

    Anteayer a hora avanzada de la noche vio una persona fidedigna dos auroras boreales, que si bien eran más diminutas que la que vimos años atrás no dejaron de causar un efecto maravilloso.—J. Hospitaler, ‘Diario de Menorca’ – Año 2 Número 237 (04/09/1859)3

    Fue la interacción más violenta que nunca se ha registrado entre la actividad solar y la Tierra. La acción del viento solar sobre la Tierra el año 1859 fue, con diferencia, la más intensa de la que se tiene constancia. El día 28 de agosto aparecieron numerosas manchas solares, y entre los días 28 de agosto y 2 de septiembre se declararon numerosas áreas con fulguraciones.

    El 1 de septiembre el Sol emitió una inmensa llamarada, con un área de fulguración asociada que durante un minuto emitió el doble de energía de la que es habitual. Sólo diecisiete horas y cuarenta minutos después, la eyección llegó a la Tierra con partículas de carga magnética muy intensa. El campo magnético terrestre se deformó completamente y esto permitió la entrada de partículas solares hasta la alta atmósfera, dónde provocaron extensas auroras boreales e interrupciones en las redes de telégrafo, que entonces estaba todavía muy poco desarrollado.

    a gran tormenta de 1859 fue precedida de la aparición, en el Sol, de un grupo numeroso de manchas solares cercanas al ecuador solar, casi en el momento de máxima actividad del ciclo solar, de una magnitud tan grande que se podían ver a simple vista, con una protección adecuada. En el momento de la eyección de masa coronal el grupo de manchas estaba frente a la Tierra, aunque no parece que sea necesaria tanta puntería, cuando la materia coronal llega a la órbita terrestre abarca una extensión de 50 millones de kilómetros, milesde veces la dimensión de la Tierra.

    La intensa fulguración de 1859 liberó dos eyecciones de materia coronal: la primera tardó entre 40 y 60 horas para llegar a la Tierra (tiempo habitual) mientras la segunda, liberada por el Sol antes de que se llenase el vacío dejado por la primera, solamente tardó unas 17 horas para llegar a la Tierra. La primera eyección iba acompañada de un intenso campo magnético helicoidal, según los datos de los magnetómetros de la época. Esta primera etapa quedó registrada en los magnetómetros de superficie como un inicio brusco de actividad, pero no tuvo otros efectos. Al principio apuntaba al norte, pero después de 15 h en lugar de reforzar el campo terrestre se oponía al campo mencionado. Esta oposición liberó gran cantidad de energía, que comenzó a interrumpir las comunicaciones telegráficas y formar auroras boreales, hasta pasados uno o dos días, en que, una vez que el plasma pasó más allá de la Tierra, dejó que el campo magnético de la Tierra volviese a la normalidad.

    La fulguración de Carrington del primero de septiembre debió tener temperaturas de 50 megakelvin, por lo que es probable que no sólo emitiera radiación visible, sino también radiación gamma y rayos X. No hay noticia de la observación de una fulguración solar más brillante. La radiación solar sólo tarda unos 8 minutos y medio en llegar a la Tierra y si hubiera habido aparatos de radio y de onda corta en ese tiempo deberían de haber quedado inutilizados. La energía de los rayos X calentaron la atmósfera alta de la Tierra, lo que produjo su expansión entre decenas y cientos de kilómetros.

    Como ya se ha mencionado se produjo una segunda ráfaga de viento solar. En el momento del impacto con la Tierra de esta segunda fulguración el campo magnético del plasma apuntaba hacia el sur, con lo que el caos geomagnético no tardó en manifestarse: la magnetosfera terrestre que suele estar a unos 60.000 km de la Tierra fue comprimido hasta llegar a unos 7.000, hasta alcanzar, quizá, la estratosfera. Cuando el cinturón de radiación de Van Allen desapareció temporalmente gran cantidad de protones y electrones se descargaron hacia la atmósfera, lo que podría haber sido la causa de las auroras boreales observadas.

    La fulguración solar y la fuerte eyección de materia coronal aceleraron los protones hasta energías de 30 millones de electronvoltios si no aun mayores, lo que hizo que estas partículas entrasen, en el ártico, hasta unos 50 kilómetros de la superficie terrestre y que estas partículas depositasen una cantidad extra de energía en la ionosfera que, según Brian C. Thomas de la Universidad de Washburn desencadenó una reducción del ozono estratosférico de un 5%, y que tardó unos 4 años para recuperar lo que se había perdido. Una gran “lluvia” de neutrones pudo abarcar la superficie de la Tierra, pero, debido a que en aquel tiempo no había detectores, no se pudo registrar, y parece no tuvo consecuencias para la salud.

    Mientras las auroras se extendían desde las latitudes altas, que les son propias, hasta otras más bajas, las corrientes eléctricas de la ionosfera y de las mismas auroras indujeron corrientes intensas a través de los continentes, y que entraron en los circuitos de telégrafo y que llegaron a quemar algunas estaciones y produjeron electrocuciones.

    Una tormenta solar de esta magnitud tendría graves consecuencias para la civilización actual. Los rayos cósmicos erosionan los paneles solares de los satélites artificiales y reducen su capacidad para generar electricidad. Muchos satélites de comunicaciones, por ejemplo la ANIK E1 y la E2 en 1994 y Telstar 401 de 1997 han resultado dañados por este motivo. Un caso un poco diferente se debe a la expansión de la atmósfera por los rayos X que produjo daños al Asko japonés el 14 de julio de 2000.

    Los satélites artificiales han sido diseñados específicamente para evitar las calamidades del clima espacial, pero las redes eléctricas son incluso más frágiles. Los grandes transformadores están conectados a tierra y, por tanto, pueden ser susceptibles de ser dañados por las corrientes continuas inducidas por las perturbaciones geomagnéticas y aunque los transformadores evitasen la destrucción de los núcleos magnéticos se podrían cargar durante la mitad del ciclo de corriente alterna, lo que distorsionaría la forma de las ondas de 50 o 60 Hertz.

    En el año 1859, el invento del telégrafo se había producido 15 años atrás y la infraestructura eléctrica estaba realmente en su infancia. La tormenta solar de 1994 causó errores en dos satélites de comunicaciones, afectando a los periódicos, las redes de televisión y el servicio de radio en Canadá. Otras tormentas han afectado sistemas desde servicios móviles y señales de TV hasta sistemas GPS y redes de electricidad. En marzo de 1989, una tormenta solar mucho menos intensa que la perfecta tormenta espacial de 1859, provocó que la planta hidroeléctrica de Quebec (Canadá) se detuviera durante más de nueve horas; los daños y la pérdida de ingresos resultante se estiman en cientos de millones de dólares.

     

    He aquí una idea vale la pena considerar:

    Hace miles de años la humanidad alcanzó un alto nivel de progreso tecnológico. Ellos entendieron las leyes de la naturaleza que nosotros hoy en día aún desconocemos. Exploraron la Antártida y cartografiaron el mundo entero. Hicieron monumentos de los que nosotros tendríamos dificultades de recrear con nuestras técnicas y equipos modernos…

    Entonces ocurrió una tragedia en forma de un cataclismo global. No se lo esperaban.

    El desastre fue tan terrible que la mayoría de los seres humanos perecieron y muchas especies animales se extinguieron. Los seres humanos que sobrevivieron se vieron obligados a vivir como animales, mientras la Tierra se recuperaba. Las memorias se desvanecieron y desapareció el conocimiento. La sociedad comenzó de nuevo desde cero, volviendo a las creencias paganas y a las vidas simplistas.

    Pero hubo algunos que sobrevivieron, que lograron recordar su pasado, que conservaron algunas de las técnicas avanzadas y otras ideas que otros habían olvidado – y tuvieron la visión y dedicación para advertir a las futuras generaciones del próximo cataclismo.

    A sabiendas de que transcurrirían más de 10.000 años antes del cataclismo se repitiera, tenían que darle cabida a ciertas posibilidades: que en el año 2012 podríamos estar hablando de una lengua completamente nueva, seguida de impredecibles religiones y utilizando cualquier tipo de sistema de numeración.

    Si ellos nos iban a dejar pistas que nos ayudaran a sobrevivir, esas pistas necesitarían ser grandes y lo suficientemente sólidas para durar 10.000 años, y codificadas de tal manera como para ser inequívocas – independientemente de la cultura que las interpreta. Algunos seres humanos modernos, de diferentes orígenes y disciplinas, están trabajando para descifrar lo que nos han dejado.

    Estamos al borde de la clonación de seres humanos, de imitar a Dios. Independientemente de la ética y las leyes, va a pasar – ya que cuando los científicos han tenido la habilidad de hacer algo, no han sido capaces de resistir – está dentro de su naturaleza.

    En el otro lado de la moneda, cuando no hay suficientes indicios para resolver un enigma, cuando ninguno de sus predecesores han podido lograr la calidad, se han inventado las respuestas y han pasado a algo más fácil. Estos misterios sin resolver son típicamente de carácter histórico – nuestros científicos no han podido observar los procesos en tiempo real, y han optado por no hacer conjeturas.

    Estas tareas tienen por defecto haber sido dadas a los investigadores independientes, la pseudo-científicos no capacitados, los hombres y mujeres con imaginación, entusiasmo y audacia. Los rebeldes.

    Este libro reúne una serie de estos misterios. Todos ellos se refieren a la posibilidad de un cataclismo global que pueda estar a la vuelta de la esquina.


    La mayoría de los temas son muy debatidos, con los radicales y el establecimiento tomando puntos de vista opuestos.

    • ¿La Esfinge tiene 5.000 o 12.000 años?
    • ¿El diluvio bíblico realmente a sucedió?
    • Y si sucedió, ¿fue regional o mundial?
    • ¿El hombre moderno vivió alguna vez en el océano?
    • ¿Cómo fue que sociedades antiguas separadas todas tenían la capacidad de cambiar bloques gigantes y por qué todos construyeron pirámides y cámaras subterráneas?
    • ¿Está una raza de “misteriosos ancianos” implicada en nuestro ADN, y nuestro destino?

    Vamos a ver las ideas que han sido respaldadas por los grandes pensadores, y que sin embargo son ignoradas por los estimados eruditos de hoy. La idea de un cambio de polos con la conformidad de Einstein, la existencia de la Atlántida fue descrita por Platón; cataclismos globales fueron insinuados por Darwin.

    Y vamos a ver evidencia de que la ciencia ortodoxa ha optado por ignorar, evidencia de que no se ajusta a sus preciosos paradigmas.

    Los artefactos que muestran a las civilizaciones humanas existiendo desde hace 100.000 o incluso millones de años atrás son pruebas de un cataclísmico cambio de polos hace 12.000 años. Y evidencia que está extrañamente ausente, tales como los eslabones perdidos de la evolución.

    Ayudando a juntar y a vincular estos tópicos voy a presentar alguna nueva información acerca de criaturas míticas y rayos cósmicos. Y voy a explicar cómo una red mundial de monumentos fue creada para un propósito común – para advertirnos de nuestra potencial extinción.

    Esperemos que el debate de estas ideas enciendan la suficiente chispa suficiente para que el que las cosas atesoramos, y la especie que somos, continuemos durante mucho, mucho tiempo.

    El Calendario Maya de la Cuenta Larga:

     

    La civilización Maya, habitó de una región que abarca el sur de México, Guatemala, El Salvador, Belice y el occidente de Honduras, y floreció entre los siglos tres y diez de nuestra era, pero por 1200 AD su sociedad había colapsado por razones que sólo podemos adivinar.

    Cuando los conquistadores españoles llegaron, los descendientes aún ocupaban la zona, y todavía hablaban la lengua maya, pero no eran conscientes de las ciudades que sus antepasados habían creado.

    No fue hasta finales del siglo 18 que algunos exploradores investigaron por vez primera la densa selva guatemalteca y se encontraron con plazas, monolitos, templos y pirámides, cada una decorada con dibujos y jeroglíficos. Los antiguos Mayas habían estado manteniendo registros históricos – usando una escritura que mezclaba elementos ideográficos y fonéticos.

    Algunos de sus escritos aún existen en estelas (monumentos de piedra) que relatan acontecimientos civiles y registran sus conocimientos calendáricos y astronómicos.

    Diego de Landa fue un cura español que visitó México en una misión de caridad, se convirtió en el franciscano de la provincia de Yucatán en 1561 y es tristemente célebre por su destrucción de documentos y artefactos mayas de incalculable valor.

    Aunque Landa estaba muy interesado en la cultura maya, aborrecía determinados aspectos de sus prácticas, en particular la del sacrificio humano. En julio de 1562, cuando fue encontrada evidencia de sacrificio humano en una cueva que contiene estatuas sagradas mayas, un encuentro de autosuficientes religiosos vio a Landa dar la orden de destruir cinco mil ídolos.

    Decidió que sus libros eran también obras del diablo y se encargó de que fueran quemados, con sólo tres libros sobreviviendo. En consecuencia, la mayoría del conocimiento maya y la historia se perdió.

    Sin embargo, a pesar de sus acciones, también estamos en deuda con Landa por su aguda e inteligente obra sobre la vida y la religión maya, Relación de las Cosas de Yucatán (1566), que sigue siendo el texto clásico sobre la civilización maya. Este libro, que no se imprimió hasta 1864, suministró de un alfabeto fonético que permitió descifrar aproximadamente una tercera parte de los jeroglíficos mayas,.

    El más importante de los libros supervivientes fue lo que ahora se llama el Códice de Dresden, el nombre de la ciudad donde estaba guardado. Es un libro extraño, inscritos con jeroglíficos, que nadie entendía hasta 1880.

    En ese momento Ernst Förstemann, un erudito alemán que trabajaba en la misma biblioteca de Dresden, logró descifrar el código del calendario maya haciendo posible que otros académicos tradujeran las muchas inscripciones fechadas encontradas en los edificios, estelas y otros antiguos objetos mayas.

    Descubrió que el Codex contenía detalladas tablas astrológicas, que calculaban que el año tenía 365.2420 días, más exacto que el calendario juliano que usamos hoy en día. Las tablas eran utilizadas exclusivamente por los astrónomos mayas para predecir los solsticios y equinoccios, la trayectoria de los planetas de nuestro sistema solar, los ciclos de Venus y Marte, y otros fenómenos celestes.

    Otra información que tenemos hoy ha sido recogida en el Popol Vuh y el Chilam Balam – libros escritos inmediatamente después de la llegada de los españoles.

    El conocimiento encontrado en estos libros y códices, combinado con el descubrimiento de las misteriosas pirámides, demuestran que los mayas tenían conocimientos para rivalizar con los griegos y los egipcios.

     

    La vida de los maya giraba en torno al concepto del tiempo.

    Los sacerdotes eran consultados sobre los asuntos civiles, agrícolas y religiosos, y su opinión podría ser derivada de las lecturas de los calendarios sagrados. El tiempo era de tal importancia que los niños fueron nombrados honrando la fecha en la que nacieron.

    Las matemáticas Maya usaban sólo tres símbolos – un glifo con forma de concha para el cero, un punto para el uno y una barra para cinco, para representar unidades desde el cero al 19.

    Por ejemplo, el número 13 estuvo representado como tres puntos y dos barras.

    Cero era un concepto avanzado en esos días, algo que lo que los romanos no estaban conscientes.

    Sin embargo, los mayas estaban lo suficientemente cómodos con él para usar una concha como su símbolo, un objeto tangible representando un concepto abstracto. Los maya también utilizaban cálculos métricos y numeración de lugares, lo cual era muy astuto para una cultura que no utilizó la rueda.

    Aunque tenían muchos calendarios, marcaban el paso del tiempo con tres ciclos que funcionaban en paralelo.

    El primero es el calendario sagrado conocido como el Tzolkin. Combina los números del 1 al 13, con una secuencia de 20 nombres de días. Funciona de manera similar a nuestros nombres para los días de la semana, y sus fechas dentro de cada mes.

    Así que es posible tener 5-Chikchan (como nuestro domingo 5), seguidos por 6-Kimi (como nosotros tendríamos un lunes 6). Después de 260 días, la misma combinación de números/ nombres se producirá de nuevo, y el calendario comienza nuevamente. Su uso del sistema de base numérica vigesimal (base 20) se relaciona probablemente con los dedos de manos y los pies, mientras que el 13 se adapta muy bien la fase de crecimiento de la luna, la cual no es visible cuando es nueva y aparece completa durante dos días enteros, pareciendo así tener un ciclo de crecimiento de 13 días.

    Alternativamente, la duración del Tzolkin pudiera estar relacionada con el período de gestación humana de nueve meses (273 días). Ha sido sugerido que los 260 días es el tiempo que pasa una mujer sospechando su embarazo (que no menstrúa) y cuando da a luz.

    El segundo es el calendario agrícola conocido como el Haab, o año vago. Consta de 18 meses, cada uno de 20 días.

    Una adición de un mes de cinco días (un período de aprehensión y mala suerte llamado Uayeb) nos da 365 días, una aproximación de un año. El principal propósito de este calendario era realizar un seguimiento de las estaciones, ya que los eventos de estaciones y solares ocurrirían aproximadamente en el mismo día de cada año. Los mayas eran conscientes de la discrepancia del cuarto día anual, pero no se sabe si alguna vez hicieron algo al respecto.

    Estos dos calendarios que corrían de forma independiente cada uno empieza de nuevo cada 260 y 360+5 días.

    Sin embargo, cada 52 años, éstos coincidían:

    “El Tzolkin y Haab corrían de forma simultánea, como ruedas dentadas entrelazadas, y para regresar a cualquier fecha determinada, tendrían que pasar 52 años, o 18,980 días, (porque tanto 365 x 52 y 260 x 73 = 18.980). En otras palabras, el Tzolkin haría 73 revoluciones y el Haab de 52, de modo que cada año 52 del calendario de 365 días, uno podría regrear a la misma fecha.

     

    Una fecha completa en este ciclo de 52 años podría ser, por ejemplo, 2 0 1k 0 Pop ( 2 1k siendo la posición del día en el Tzolkin, 0 Pop, la posición en el Haab). Cincuenta y dos años pasarían antes de que regresara otra fecha 2 1k 0 Pop.

    Se esperaba que el mundo se acabaría en la terminación de un ciclo de 52 años. En este tiempo, entre los mexicas en el Valle de México, todos los fuegos fueron extinguidos, las mujeres embarazadas fueron encerradas por miedo a que se convirtieran en animales salvajes, los niños eran pellizcados para mantenerlos despiertos para que no se convirtieran en ratones, y la cerámica fue rota en preparación para el fin del mundo.

    En el caso de que los dioses decidieran conceder al hombre otrios 52 años de vida en la tierra, sin embargo, una ceremonia nocturna tenía lugar en la cual la población seguía a los sacerdotes a través de la oscuridad sobre una calzada hacia la parte superior de un antiguo volcán extinto que se eleva abruptamente del suelo en la cuenca de México, conocida hoy como el Cerro de la Estrella, la colina que está encima de Ixtapalapa.

    Allí, con todos los ojos en las estrellas, ellos esperaban el paso de las Pléyades a través del centro de los cielos, que anunciaría la continuación del mundo por otros 52 años. Cuando llegaba el momento preciso, una víctima era sacrificada con rapidez haciendo una incisión única en el pecho y la extraían el corazón aún palpitante.

    En la cavidad sangrienta, los sacerdotes, con un soplador de fuego, encendían una nueva llama que era rápidamente llevada con antorchas por el lago hasta el templo de Tenochtitlan, y de allí a todos los templos y pueblos alrededor del lago.

     

    Esto era conocido como la Nueva Ceremonia del Fuego Nuevo los mexicanos, y de alguna manera esta misma conclusión y renovación de cada ciclo de 52 años fue reconocida por todos los mesoamericanos.”[I]

    [I] Weaver, Porter Muriel. Los aztecas, los mayas y sus antecesores. (1972) Imprenta de Seminario, Pág.103-4
    Esto no es diferente a cómo pudieran haber sentido el fin del milenio pasado muchos cristianos o seguidores culto del del fin del mundo.

    Nuestro calendario occidental moderno fue introducido por primera vez en Europa en 1582.

     

    Tenía su base en el calendario gregoriano, que calculaba que la órbita de la Tierra tenía en 365,25 días. Esto fue 0,0003 de día de más por año, pero aún excepcionalmente preciso para los científicos que vivieron hace más de 400 años.

    Los calendarios maya eran derivados de aquellos de sus predecesores, los Olmecas, cuya cultura se remonta por lo menos a 3.000 años atrás. Sin los instrumentos del siglo 16 de Europa, estos nativos de América Central lograron calcular un año solar de 365.2420 días, sólo 0,0002 de un día más corto. Más preciso que los europeos, y mucho antes.

    No se sabe si los olmecas crearon el calendario de la Cuenta Larga, o si lo recibieron de una civilización incluso anterior …

    La Cuenta Larga
    Una fecha maya utiliza tres calendarios. El tercer calendario, conocido como la “cuenta larga”, es un registro continuo de días que comienza de nuevo cada 5000 años aproximadamente. La actual Cuenta Larga se inició en el año 3114 antes de Cristo. Y va a terminar muy pronto.

    Una fecha típica maya se ve de esta manera:

    12.18.16.2.6, 3 Cimi 4 Zotz

    • 4 Zotz es la fecha Haab
    • 3 Cimi es la fecha Tzolkin
    • 12.18.16.2.6 es la fecha de la Cuenta Larga

    La unidad básica es el kin (día), que es el último componente de la Cuenta Larga.

    De derecha a izquierda los demás componentes son:

    • unial……..1 unial = 20 kin = 20 días
    • tun……….1 tun = 18 unial = 360 días = aprox. 1 año
    • katun…….1 katun = 20 tun = 7,200 días = aprox. 20 años
    • baktun…..1 baktun = 20 katun = 144,000 días = aprox. 394 años

    Los kin, tun, y katun están numerados del 0 al 19.
    Los unial están numerados del 0 al 17.
    Los baktun están numerados del 1 al 13.

    La Cuenta Larga es un gran ciclo de 13 baktunes (aproximadamente 5.126 años), donde el uso del 13 pudiera nuevamente representar el crecimiento de la luna, de luna nueva a luna llena. El ciclo actual comenzó en 13.0.0.0.0 4 Ahau 8 Cumku que se correlaciona con el 13 de agosto de 3114 A.C..

    En la mitología maya, cada ciclo de la Cuenta Larga es una edad del mundo en la que los dioses intentan de crear criaturas piadosas y sumisas.

    La Primera Edad se inició con la creación de la Tierra, y había en ella vegetación y seres vivos. Desafortunadamente, debido a que carecían de expresión, los pájaros y los animales no pudieron rendir homenaje a los dioses y fueron destruidos. En la Segunda y Tercera Edad los dioses crearon a los humanos de barro y luego de madera, pero también fallaron en complacerlos y fueron aniquilados.

    Actualmente estamos en la cuarta y última edad, la edad de los humanos modernos, humanos completamente funcionales.

    • ¿Es posible que estas edades se refieran a un cambio evolutivo?
    • Si lo hicieran, entonces, ¿qué podría ocurrir cuando finalice la época actual, el 21 de diciembre de 2012?

     

    Nota sobre masivos lapsos de Tiempo
    Aunque no son parte de la Cuenta Larga, los mayas habían calculado grandes lapsos de tiempo, algunos tan largos que sólo los científicos de hoy en día los utilizarían, y sugiriendo que tal vez los antiguos mayas eran conscientes de algo que todavía tenemos que descubrir por nosotros mismos.

    1 pictun = 20 baktun = 2,880,000 días = aprox. 7885 años

    1 calabtun = 20 pictun = 57,600,000 días = aprox. 158,000 años

    1 kinchiltun = 20 calabtun = 1,152,000,000 días = aprox. 3 millón de años

    1 alautun = 20 kinchiltun = 23,040,000,000 días = aprox. 63 millones de años


    Nota sobre la Correlación
    Este libro utiliza una correlación entre los calendarios gregoriano y maya conocido como la correlación Goodman-Martínez-Thompson (GMT), que sitúa el katún de la cuenta larga terminando el 11.16.0.0.0 13 Ahau 8 Xul el 14 de noviembre de 1539 (gregoriano).

    Otra correlación menos popular de la Cuenta Larga terminando dos días más tarde, el 23 de diciembre de 2012, y para nuestros propósitos marcando una diferencia insignificante. Otros 50 o más diversas correlaciones han sido calculadas, algunas por no-académicos, generalmente basadas en discutir qué acontecimientos astronómicos similares ocurrieron en cuales años.

    El GMT es generalmente aceptado por los académicos, porque ha sido demostrado con la datación del carbono, y porque todavía está en uso por los modernos Quiché-Maya.

     

    https://i0.wp.com/www.bibliotecapleyades.net/tzolkinmaya/images/tzolkinmaya19_03.jpg    


    https://i0.wp.com/www.bibliotecapleyades.net/tzolkinmaya/images/tzolkinmaya19_02.jpg

     

     

     

     

     

     

     

     

    El Cinturon De Fotones:

     

     

    Por medio de instrumentación de satélite, los astrónomos descubrieron, en 1961, lo que parecía ser una nebulosa inusual. Normalmente entendemos el fenómeno de la nebulosa como una inmensa masa con apariencia de nube de gas o polvo. Esta, sin embargo, parecía tener propiedades anómalas y fue llamada Nebulosa Dorada.

     

    La atención del público no fue atraída hasta mucho después de esta extraña revelación, probablemente cuando se comprendió que la ubicación de esta nebulosa era coincidente con la órbita proyectada de nuestro sistema solar.

    Alrededor de los tempranos 1980s, se hizo un anuncio por la radio en los EE.UU. (escuchado por el autor), que nuestro sistema solar estaba, de hecho, en camino a colisionar con una ‘nube electromagnética’, en un futuro no muy distante. Esta increíblemente importante  declaración de importancia astronómica e histórica fue expresada en la usual manera, casual e indiferente, como si fuese de pocas consecuencias – así como fue, aproximadamente por ese tiempo, el anuncio que el FDIC (seguro de depositantes-de banco) estaba sin dinero!

     

    Datos del seguimiento fueron entonces suprimidos y se ideó otro encubrimiento gubernamental, con el típico propósito de hacer explotar los posibles eventos naturales para disfrazar caos ideados.

    ¿Que es esta nube electromagnética, esta nebulosa dorada, llamada, a veces, nebulosa radiante, 

     

    Su designación más universal es ‘cinturón de fotones‘ o ‘banda de fotones’

    Permítanos perfilar las mecánicas de este anticipado encuentro de nuestro sistema solar con el cinturón de fotones.

    Nuestro planeta Tierra orbita al Sol una vez al año, pero nuestro sistema solar también atraviesa una órbita en esta sección de la galaxia, con un período de aproximadamente 24,000 años. Hay muchos otros sistemas solares (estrellas) en este movimiento cíclico (así como hay numerosos planetas girando alrededor del Sol).

     

    Las Pléyades que está cercada por el cinturón de fotones está aproximadamente a 400 años de luz de nosotros, y es parte de este sistema, y, de hecho, nuestro sistema solar gira alrededor del sol central de las Pléyades, Alción. El cinturón consiste de muchas bandas de fotones, emanando del centro de la galaxia, y asociados con los brazos espirales de la galaxia.

    Por ejemplo nuestro sistema solar, y por consiguiente el Planeta Tierra, tarda unos 24,000 años para regresar a su mismo punto en esta órbita particular. Imagínese varios sistemas estelares en una órbita masiva, pero visualice por todos lados una nube en forma de dona cortando a través de estos sistemas estelares en órbita.

    También es descrita como una nube en forma de ameba de partículas, pero la mayor parte de sus frecuencias son invisibles. Éste es el cinturón de fotones, o banda de fotones. Esto significa que nuestro sistema solar atraviesa dos veces por el cinturón en cada ciclo de 24,000 años (es decir, en cada medio ciclo).

    El espesor de la nube de fotones es tal, que técnicamente, toma aproximadamente 2000 años para que nuestro sistema solar lo atraviese, y por consiguiente, aproximadamente 10,000 años entre cada encuentro con este cinturón (2 x 10,000 más 2 x 2000 = 24,000 años).

     

    2012 – Juicio Final??

     

    Que el ciclo del Planeta en Expansión es dualista de naturaleza, mostrando un crecimiento constante, continua y pulsos periódicos de crecimiento muy rápido (y desde el punto de vista del habitante, violento).


    La idea es que el Sol, operando en el reloj del ciclo de precesión enviaría ondas gigantes de energía quizás para unos cien años o más (esto se alargaría a medida el sol mismo crece – también forma parte de la teoría) en los puntos de ‘oposición’ ( estos se ven afectados por nuestra relación con el plano galáctico) en el ciclo.

    Las ondas de energía suben y llegan a su pico, para luego disminuir a una constante salida constante, como vemos qué sucede con otras fuentes de energía en el universo.

    El “pulso” (desde el punto de vista humano) de las ondas de energía al final de cada ciclo de precesión haría que el crecimiento del planeta fuera relativamente rápido, y violento. Entonces, como efectos secundario de los pulsos golpeando al planeta, dos efectos serían de esperar, la magnetosfera podría recargarse debido a que el núcleo de plasma está más estimulado (efectos de esto son niveles magnéticos mucho más altos, que tenderían a resistir o a moderar futuras entradas del sol, y el adelgazamiento de la “piel” de la tierra en su conjunto.

    Estos pulsos parecerían ser EL componente energético necesario para hacer que funcione todo el proceso.

    Es decir que el brote constante de energía desde el Sol, incluso absorbida en el núcleo de plasma de la Tierra, donde en cierto nivel es convertido en materia, no es probable que sea la causa de la primera ruptura de la corteza en las placas continentales que vemos hoy. Sí, el brote constante es la causa del continuo crecimiento (y la difusión continental) visto aquí en la tierra, y podría esperarse que eventualmente produzca la presión suficiente para romper la corteza, pero el comportamiento del sistema solar sugeriría que no.

    Por el contrario, ya que podemos observar que el Sol es variable y los períodos de exhibición de gran auto-estimulación como en estos últimos años, y ya que aún hay bolsones remanentes de evidencia de brotes extremos de energía saliendo del Sol, podemos postular que el crecimiento de los planetas (y presuntamente estrellas) es de naturaleza dual, consistiendo en breves y violentas explosiones, y largos períodos estables de actividad continua.

    Este postulado se podría utilizar para explicar por qué la corteza planetaria se rompería de la forma en que es observada aquí en la tierra, así como explicar por qué tenemos este tipo de catástrofes violentas como el tsunami de Banda Ache (Sumatra).

     

    De hecho, la naturaleza dual de crecimiento rápido y violento abriéndose camino desde el núcleo del planeta se ajusta a nuestras observaciones y predicciones de lo que debe ocurrir. Es lógico que si la esfera de la tierra está cubierta por una corteza rígida, que la corteza debe agrietarse a medida que se expande la esfera.

    El tsunami de Banda Ache fue causado por el agrietamiento del fondo marino con gran rapidez en la punta norte de la Cordillera Este 90º (Ninety East Ridge). Esta cordillera es uno de los muchos puntos de expansión en el suelo oceánico del planeta.

    Efectos que cabe esperar si el modelo del Planeta en Expansión es correcto, incluyen una órbita más o menos continuamente en alargamiento. Algunos de los escasos registros de algunos sobrevivientes humanos muestran que el aumento más reciente fue de un período de 360 ​​días hasta nuestros actuales 365,24 días al ralentizarse la tierra debido a estar abultándose.

    También tenga en cuenta que incluso el punto de vista académico de la órbita de la Tierra es que gradualmente se alarga, aunque ellos lo atribuyen a un “efecto de desaceleración”, como si una fricción del espacio fuera la causa. Además, la expansión también tendrán un impacto al disminuir nuestra rotación, así como la órbita. Aunque curiosamente, es de esperarse que el núcleo de plasma girará más rápido, al ser constantemente inundado con la energía del sol.

    Si bien consumirá algo de los giros adicionales en la creación de nueva materia (el «núcleo» de la experiencia del planeta en expansión), puede esperarse para mantener una mayor tasa de giro con el tiempo, incluso a medida que crece debido a la estimulación adicional proveniente del Sol durante estas próximas décadas.

    Patrones de Crecimiento

    Todas las cadenas montañosas se estarán originando como estructuras de norte a sur, que son luego torcidas por el movimiento de la placa continental sobre la que se apoyan.

    Así que esas cadenas de montañas que no son de norte a sur son indicaciones de cambio. Aquellos que están de norte a el sur pueden ser sitios de futuros agrietamientos, ya que no han sido movidos fuera de las costuras que alimentaron su crecimiento. Las cordilleras son creadas rasgones en la tierra debajo de la corteza, que luego tienen un aumento de nueva materia debajo de que, por lo tanto ‘arrugando’ la corteza y formando rangos de montaña.

    Si examinamos la historia del planeta, podemos concluir que no se han formado nuevas cordilleras desde la separación de los continentes, con excepción de aquellas montañas individuales creadas por fuerzas volcánicas. Esto tiene sentido.

    Lo que probablemente ocurre es que el planeta crea la materia a partir de la energía en el núcleo de plasma, que luego es expulsada hacia arriba, presionando las cortezas, y en algún punto, aparecen pequeñas rupturas pequeñas debajo de la corteza, y el material resultante de la presión, forzado a través de las grietas, creó las cordilleras.

     

    Cada creación de cordillera fue probablemente el resultado de un episodio de expansión. Luego, ya que cada cordillera fue creada, le quitó presión a la corteza planetaria. Esto probablemente ocurrió repetidamente durante la primera parte de la historia terrestre, cuando la tierra reaccionó a cada episodio de inundación de energía solar con una sierra nueva.

    Esta reacción trabajó hasta que el nivel de plasma del núcleo fue superado en un episodio de expansión.

    Esta “falla” de respuesta de formación de cordilleras montañosas a la tormenta de radiación solar fue probablemente debido a una combinación del crecimiento del núcleo de plasma en sí lo que aumentó la cantidad de materia nueva siendo producida en el núcleo era más grande y por lo tanto podría procesar más de la radiación solar para convertirla en materia, así como la corteza del planeta está siendo “reforzada” por las cordilleras hasta el punto de que ya no podía llevarse a cabo ninguna otra expansión hacia arriba de la corteza, y que necesariamente tenía que partirse y adelgazarse para poder acomodar el más reciente episodio de expansión.

    Esta ruptura de los continentes también era probable que fuera un resultado directo de la inundación de radiación solar durante uno de estos periódicos episodios de expansión relacionados con la precesión, en lugar de la acumulación de una continua creación de materia. Por lo tanto el período de formación de montañas de la tierra ha terminado.

     

    Estas áreas como el Lago Titicaca en los Andes, en la que encontramos un puerto de agua salada y anteriormente también era un lago de agua salada a la gran altura de 11.000+ pies, se debe probablemente a la existencia de océanos poco profundos sobre el área antes de la creación de la Cordillera de los Andes.

    También la ciudad cerca del puerto en el lago fue muy probablemente creada después de que el lago fue elevado a esa altura. Recientes pruebas de su trazado y orientación hacen esto ahora más evidente. Por lo tanto, la muerte de aproximadamente la mitad de sus habitantes hace 11.800 años, probablemente fue el resultado de los terremotos en ese tiempo, que eran el resultado de ese evento de expansión.

    Pero probablemente no estaban vinculados a la elevación del lago a esa altura.

    Este parecería estar apoyado por los actuales niveles de actividad en esa región, a medida que nos acercamos a este próximo episodio de expansión.


    Observaciones

    La Tierra se expande en el medio, al igual que los seres humanos. El rasgado tiene lugar en los polos. El polo norte es más estable (en este período en particular) debido a la masa continental más grande, aunque en algún ciclo futuro, cuando esta masa se agriete…

    Sin embargo, la protuberancia ecuatorial está causando mayores rasgaduras, y una mayor profundidad, y una mayor longitud de las rasgaduras cerca del ecuador. Aquí es también donde vemos los valles más grandes de brechas en el planeta. Como era de esperar con un modelo de Planeta en Expansión, los continentes que abarcan la protuberancia ecuatorial deberán mostrar los mayores ejemplos de desgarro.

    Eso es justo lo que se ve con el Gran Valle del Rift en África, donde la línea ecuatorial atraviesa el continente, así como en la ubicación del río Amazonas y sus valles asociados en América del Sur. Otras áreas geo-activas incluyen a Indonesia, que también tiene sus islas más grandes asentadas en la parte superior de la protuberancia ecuatorial. Al carecer de la estabilidad que tiene África y América del Sur por sus masas, la región de Indonesia es probablemente muy proclive a experimentar terremotos y volcanes a medida que avanzamos en esta próxima década.

    La estructura de las cordilleras más importantes del planeta, los Himalayas, los Andes, las Rocallosas, y otras, son visualmente similares a las crestas en crecimiento en los océanos cerca de las montañas.

    Esto es evidenciado por la naturaleza paralela de la cordillera de las rocallosas en el ángulo del talud continental de América del Norte. La prueba más llamativa en la compleja formación de la cordillera del Himalaya, que es repetida en el fondo del océano. Las mismas fuerzas que crearon ambas.

    Dado el modelo del Planeta en Expansión, es poco probable que el agua pudiera ser un problema real a nivel de un diluvio global. Si bien es probable que los niveles de agua inicialmente sean muy variables, basados en tierra levantándose por debajo, estos episodios no deberían ser demasiado violentos y transitorios.

     

    Los niveles de agua, podrían incluso bajar enormemente si se abriera gran desgarro, y por lo tanto un drenaje del agua… como en África y su nuevo mar en desarrollo.

    Esto reduciría los niveles de agua a nivel mundial, y causaría estragos en las corrientes oceánicas. Pudiera incluso alterar el clima si las aguas de las inundaciones alcanzaran el magma fundido. Otras observaciones del agua del modelo del Planeta en Expansión no es compatible con la idea de una inundación mundial en la tierra como lo es ahora. A medida que la tierra crece, lo hace por medio de la expansión, debido al nuevo material de lo más profundo en el núcleo, así como por el empuje de las placas continentales existentes.

    Así, en ausencia de una nueva abertura de visura que drenaría una importante porción de la masa oceánica, el modelo del Planeta en Expansión sugiere que cada período de expansión aumenta los niveles de agua por difusión por todo el planeta al llenarse las cuencas oceánicas desde abajo por el nuevo material rocoso, por lo general en forma de magma.

    Básicamente muchos volcanes escupiendo enormes grandes cantidades de magma mientras el planeta se adapta al flujo de energía del Sol desplazará el agua y elevará así los niveles de agua a nivel mundial a través del tiempo. Además, todos los volcanes debajo de los océanos incrementarán la temperatura del agua y causarán algún pequeño nivel de expansión del agua.

    Si bien es probable que gran parte de la nueva materia siendo creada *será* de una construcción molecular más simple, como el hidrógeno y el oxígeno, por lo que el planeta pudiera proporcionar más agua como parte de su proceso de crecimiento. No es probable la creación de suficiente agua nueva durante cualquier futuro evento de expansión como para alterar significativamente la proporción de los océanos a la tierra en un período/evento de expansión individual, sin embargo con el tiempo, el crecimiento del volumen de agua podría ser considerable.

    Dicho por claridad, dado el modelo del Planeta en Expansión como explicación por el trauma planetario observable aquí en la tierra, no es posible que tengamos un cambio en la corteza en el 2012. Si bien vamos a tener un cambio del polo magnético, con sus problemas acompañantes, y también experimentaremos un evento de expansión solar, no tendremos los océanos del planeta saliendo de sus cuencas para verterse sobre los continentes.

    Sin embargo, es previsible que varios efectos solares (tales como los que se han producido en los últimos años) impactarán a los seres humanos como especie en múltiples niveles de mutaciones a través de mayores problemas de infraestructura pudieran incluir en presas o plantas nucleares defectuosas.

    Hay algunos puntos de evidencia de que la mitad de todo el crecimiento ha sido en el último tercio de la vida planetaria. O al menos eso parece.

    El más reciente patrón de diseño de crecimiento explicaría mucho, tanto en la historia planetaria como en la historia humana. Machu Picchu, que muestra un período de reconstrucción una vez que fue tomado por locales más modernos es indicativo de la supervivencia cíclica de los megalitos. Primero, en un ciclo anterior (antes de hace 11.800 años) alguna cultura creó megalitos, luego fue barrida en uno de los picos cíclicos.

    Transcurre algún tiempo. Los seres humanos modernos se levantan después del último pico cíclico (hace 11.800 años) y reconociendo algo bueno al verlo, se dedican a reparar los daños de terremotos en Machu Picchu y otros sitios. Estamos construyendo sobre la cima de la evidencia de ciclos anteriores.

    Es innegable que algunos procesos impactan la vida aquí en la tierra periódicamente, que bota la civilización de regreso a un nuevo al punto de partida. Hemos asociado este proceso a la precesión de los equinoccios, pero pudiera haber un juicio erróneo acerca de lo que le pudiera suceder a nuestra civilización. Pero no podemos saber con certeza, debido al trauma que nos ha causado tener que “empezar de nuevo” en esta última mitad del ciclo de precesión actual.

    Si uno examina los artefactos fuera de lugar, y lo que se conoce como ‘arqueología prohibida’, se encontrará evidencia que apoya que los seres humanos han estado en la tierra durante millones de años, sin embargo no tenemos una civilización de millones de años. De hecho, nuestra civilización no se remonta ni a medio período de precesión. Además, dada la evidencia de otras civilizaciones del pasado, parecería que estamos de hecho, como especie, sometidos a periódicas catástrofes que nos hace recomenzar nuestra civilización desde el nivel casi tribal.

    Es inquietante para nosotros los seres humanos vivos ahora, que pareciera que el restablecimiento de la civilización sucede de una manera rápida, y que estamos ahora en él. Esto quiere decir que la aceleración de los cambios terrestres y los cambios del sistema solar estos últimos años son claramente el argumento de que se acerca o ya está en marcha un pico cíclico.

    La expansión de la tierra parece haber sido en la cuenca del Pacífico, sobre todo haciendo que el océano crezca en este lado del planeta a través de rupturas y repentinos rasgones en el fondo del mar (piense en el terremoto y tsunami en Banda Ache).

    Si bien a lo largo del otro lado del anillo de fuego ,del evento producirá un empuje hacia arriba a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos debido a la expansión a lo largo del talud continental, la Fosa Mesoamericana, y la fosa del Perú. La expansión a lo largo de la zanja de Perú es probablemente el motivo de la reciente escalada de grandes terremotos y daños a lo largo de la costa occidental de América del Sur.

    Puede esperarse que esto continúe. Así como también la actividad volcánica. Así como los sumideros y los deslizamientos de tierra.

    De hecho, también se espera que escalen los deslizamientos de tierra a ‘deslizamientos de tierra de gran alcance’ que pudieran mover los suelos de montaña decenas de kilómetros en cuestión de minutos en una especie de versión seca de un lahar, o flujo de barro.

    Además postulamos que la inestabilidad del sol es mayor cada ciclo, al igual que la tierra. Esto es debido al tamaño en incremento de los planetas, teniendo un mayor impacto en el Sol al alterar la rotación solar su momento angular. Podemos incluso hipotizar de que un sistema solar temprano, con planetas proporcionalmente más pequeños habría tenido un período más largo entre los eventos de expansión.

    Esto es debido al largo tiempo que le toma al impulso angular de los planetas orbitantes afectar las tensiones solares tirando el ecuador solar alrededor más rápido que el polo solar. Luego con el tiempo, al ir creciendo los planetas, los períodos involucran disminución. Esto se debe al impacto progresivo de masa planetaria en el impulso angular recolectado. Esto permitiría que los períodos de los eventos de expansión sean irregulares, disminuyendo en longitud con el tiempo.

    Además, este mismo mecanismo de aumento de tamaño del planeta causando una distorsión cada vez mayor en la rotación solar a través de un mayor impulso angular en el sistema solar también puede explicar por qué la evidencia pareciera sugerir que los recientes acontecimientos de expansión han tenido un mayor impacto en los seres humanos. De hecho, el evento anterior estuvo a punto de extinguir a los seres humanos.

    Esto significa, entonces, que cada subsiguiente expansión del crecimiento planetario es más grande que la última, a pesar de que la tierra sea más grande, y en teoría capaz de resistir cada vez más el cambio.

    La evidencia que encontramos por todo el planeta está apoyando la idea de un creciente efecto de expansión cada vez mayor, y un impacto cada vez más perturbador en el orden social humano.

    Esta teoría, por tanto, apoyan la idea de que la Atlántida y Mu pudieran haber sido capaz de florecer debido a la longitud de tiempo entre las catástrofes y debido a que al valor de “intensidad” de la catástrofe, siendo menor que la que le precedió, remontándose en la historia de la tierra. Entonces, los planetas abultados y el impulso angular se pusieron a la altura de ellos. No, los continentes no se hundieron debajo del océano, sino que su civilización pudiera muy bien haber sido inundada, como se inundan las grandes llanuras costeras, y esas ciudades se perdieron en el mar, tanto en el Atlántico como en el Pacífico.

    Además, habiéndose perdido los reportes de la Atlántida debajo de los océanos, podría también interpretarse como perdidos debajo del hielo. Es mi opinión que la Atlántida es lo que ahora llamamos Antarctica.

    Dejando a un lado la Atlántida y los mitos por un momento, podemos ver que la teoría de planetas crecientes causando creciente malestar en el Sol debido a un creciente impulso angular en el ecuador del Sol, necesariamente implicaría que el pico del ciclo de precesión 2012 será peor del que experimentaron nuestros ancestros.

    Hmmmmm… no es una buena señal para la vida aquí en la tierra.

    Aunque no necesariamente ninguna inundación planetaria o tal. Sin embargo, recibiremos impactos en la tierra, como lo estamos viendo ahora, y como irá en escalada hasta un probable infierno volcánico y de terremotos, incluyendo inundaciones a nivel local… pero no grandes inundaciones de 800 metros.

    La evidencia para este tipo de inundaciones en Alaska y Noruega fue local sólo debido a roturas en los suelos marinos árticos locales. No fue un efecto general. Un examen del suelo del océano Ártico muestra el por qué tanto Alaska como Escandinavia (sobre todo de Noruega y Finlandia) recibieron las grandes ‘olas de lavado’ que llegó a más de 800 metros hacia los fiordos, depositando todo tipo de cadáveres de animales al lavar el agua las zonas limpias que había sido anteriormente las llanuras costeras de Noruega.

    Esto también ocurrió en Alaska, pero la evidencia allí está distribuida a través de un área más amplia de terrenos planos debajo del permafrost. En ambos casos, la misma causa próxima parecería ser la rápida extensión de la Cordillera Oceánica del Ártico Medio y su posterior separación en secciones 3/3 por un evento de expansión en el pasado que movió las 2/2 secciones primarias casi 600 kilómetros.

    Si el fondo del océano cerca de Noruega (como ejemplo) es examinado, las características tales como la meseta de Vøring en el Mar de Noruega sugieren que la reacción local de la costa escandinava durante el último evento de expansión pudiera haber sido muy violenta. Los fiordos mismos son quizás el mejor ejemplo, ya que son verdaderos ‘desgarres’ en los bordes continentales.

    Las características vistas en los fiordos noruegos son idénticas a los fiordos en otras masas de tierra que rodean el océano Ártico, y más recientemente vistas en la nueva grieta (desgarro) en África, excepto que ésta todavía no tiene mar en ella todavía, y está desnuda de árboles, pero los patrones de subyacente disposición en la tierra son los mismos que los fiordos en el extremo norte o sur.

    Por supuesto, tenemos que tener en cuenta también que ese desgarro en la tierra se ve claramente cuando el fondo de los océanos del planeta son vistos en una esfera.

    La Dorsal de Gakkel en medio del Océano Ártico, claramente era parte de la Cordillera del Atlántico Medio en un momento en el pasado distante de la tierra. Eventos de expansión han desplazado masas continentales durante milenios dejando evidencia del ‘flujo’ de crecimiento planetario de la misma forma en que los árboles (y toda la vida para el caso) registran de los patrones de sus vidas en los anillos de crecimiento.

    Quedándonos con la región del Océano Ártico a modo de ejemplo, podemos postular que la Dorsal del Océano Ártico Medio se rompió en dos pedazos grandes, y un pequeño pedazo en un pasado evento de expansión.

     

    Esto fueron probablemente muchos eventos en el pasado. La grieta de la cordillera oceánica central en la Zona Nansen de Fractura fue probablemente bastante violento, y probablemente también ha sido repetido recientemente en la fractura de la placa Indo-Australiana durante el terremoto y el tsunami de Sumatra.

    Al igual que con ese incidente, cuando se produjo la fractura de Nansen, es muy probable que envió un poderoso tsunami dirigido directamente a Noruega. Este tsunami cruzó rápidamente el mar, y movió grandes cantidades de vida marina en una ola llena de escombros que luego se barrió en las regiones costeras de Noruega. Debido a los escarpados ángulos de la tierra, tanto por encima como por debajo de las aguas oceánicas, estas olas fueron capaces de correr hacia los fiordos varios cientos de metros, acarrando los cuerpos de todo tipo de criaturas hacia lo alto de las colinas circundantes.

    Dada la experiencia de las ondas de tsunami en los últimos años, podemos observar que el principal factor controlador de la altura de las olas es la manera en la forma de la tierra dirige la presión de las olas. En áreas como Banda Ache, India, Sri Lanka, los contornos submarinos, así como una menor altura de las superficies terrestres por encima del agua sólo pudieron soportar olas de menos de 100 pies de altura.

    Esta es una buena noticia, dependiendo del lugar donde uno pudiera vivir.

    Si los patrones de diseño aparentemente emergentes son correctos, entonces los eventos de expansión no causan más acción marina que el tipo de tsunami que ya hemos visto en Banda Ache, excepto en el caso cuando las islas, volcanes, o montañas se deslizan al mar y crean ondas de desplazamiento.

     

    Las ondas de desplazamiento no son como otros eventos de tsunami, ya que es un complejo desplazamiento de masas de agua en vez de una forma de onda de energía corriendo a través del agua. En el caso de los tsunamis, la altura real de la ola en la tierra está determinada por los contornos de la tierra durante la carrera de la ola de cara.

    Las olas de desplazamiento no son tan limitadas y pueden subir excesivamente por encima de las limitaciones ‘normales’ en la altura de las olas de tsunami, ya que son una “masa apilada” de agua. Sin embargo, a diferencia de los tsunamis, las olas de desplazamiento carecen de la fuerza de propulsión continua detrás de ellas.

     

    Y en ambos casos hay un límite finito en la altura de ola que, al variar localmente, no tendrá ‘olas autónomas’ mucho mayores que 180 pies.

    Algunos de las más grandes “olas autónomas” jamás registradas ocurrió en mar abierto frente a las Filipinas durante la erupción/explosión del Krakatoa en 1883. Oficiales de la marina estadounidense en servicio de encuesta, tanto en tierra como a bordo de buques en la costa norte de Filipinas registró alturas de olas autónomas de 176 pies en el océano abierto.

    Tenga en cuenta que esta altura de las olas, al llegar a tierra están también limitadas por la misma altura física, al igual que las olas ‘normales’ de tsunami y no van a subir mucho más alto que su altura máxima en el mar, más la altura de la elevación de la tierra a través de la cual viajan.

    Por supuesto que una ola de esa altura es muy rara vez capaz incluso de cruzar la plataforma continental, ya que se ‘rompen’ debido al primer impacto del aumento de altura, ya que el “pie” del fenómeno de la ola se encuentra con el salto hacia arriba.

    El peligro de radiación, como con la mayoría de los desastres, tampoco tiene un efecto global, en el sentido de una distribución uniforme. Con esto quiero decir que la radiación sólo afectará aquellas partes de la tierra que están directamente expuestas a ella. Hay muchos temas involucrados. Primero el estado de la magnetosfera. Teniendo en cuenta que la magnetosfera se crea (en mi opinión) por el efecto dínamo del plasma en el centro de la tierra. Así, no desaparecerá totalmente.

    Será abrumado por partículas sur/negativas golpeando el polo sur del planeta, pero no desaparecerán instantáneamente en todas partes. Observe que actualmente está bajo estrés constante, y en las últimas 2+ décadas ha tenido perpetuos “agujeros” en ella. Pero todavía persiste.

    Sí ovejas y cabras y aves de la Patagonia son cegados y mueren durante un evento solar menor, cuando el agujero está sobre su área, pero el resto de la vida de la superficie del planeta es relativamente indemne.

    Hay problemas de absorción de la radiación, y la duración del propio evento de expansión del sol (para la tercera parte) a considerar, así como el hecho de que la rotación de la tierra nos llevará a todos ‘debajo del sol’ por así decirlo, en el lapso de ese período, pero de nuevo, los efectos no se sentirán en todas partes y tampoco de manera uniforme en todo el planeta.

    • En primer lugar se puede razonar que a medida que el planeta se inclina al sur, hacia el sol, que el hemisferio sur tendrá la peor parte. Ya hay evidencia de este punto en la rampa, profundidad y ubicación de los terremotos desde 1996.
    • Segundo, la magnetosfera estará continuamente tratando de reconstruirse a sí misma incluso cuando el núcleo de plasma esté siendo abrumado y probablemente pulsando y moviéndose desde la punta hacia el interior de las partículas cargadas del sol.
    • Aparte, recuerde que Hollywood, el “personal mágico” de la élite del poder ya ha insinuado, que tales, neutrinos son la causa del deslizamiento de la corteza en la película “2012”.

    Sin embargo, poniendo de lado las imágenes, el núcleo va a reaccionar y cambiar, pero debido a los procesos involucrados, seguirá generando campos magnéticos.

    La cuestión es que los campos magnéticos mismos pudieran ser irregulares más allá de nuestra comprensión. Sin embargo, la magnetosfera, agujereada, y desgarrada, todavía existirá y estará tratando de reconstituirse como resultado de las fuerzas de la física,.

    Así que esto es bueno para los seres humanos y para los amantes del pastel de todas las especies.

    Otras consideraciones son que el Sol estará expandiendo rápidamente hacia el exterior, y la radiación estará directamente relacionada con los factores que impulsan la expansión solar. Estos incuirán el estado de desorden magnético en el sol, así como la alineación de los planetas. Ahora, malo para nosotros, los humanos (al menos aquellos en este planeta), parece que la Tierra tendrá gigantes de gas en el otro lado de ella en relación con el sol el 21 de diciembre de 2012.

    El baricentro del sistema solar está cerca de completar su ciclo de 12 años (video abajo – Hmmmm, ¿relacionado con el ciclo de manchas solares?) y que parece estar en una posición (todavía estoy buscando un software más exacto del sistema solar para graficar esto) de estar más cerca de la tierra, y lo más importante, siendo arrastrado por la masa de la alineación planetaria en la dirección de la tierra.

     

    Además el baricentro del sistema de la Luna de la Tierra también estará contribuyendo, ya que parece que estará también en alineación con el sol y la alineación planetaria de ese día.

    La forma, dónde, y cómo de la intensidad de la fisuración/expansión que nos golpea aquí en la tierra está directamente relacionado con la combinación del baricentro del sistema Tierra-Luna, ya que participa en la formación del baricentro del sistema solar. No sólo el sol nos explosionará, sino que otras fuerzas tirarán de la tierra al sincronizarse los baricentros.

    Ah, y “coincidentemente” la rotación baricentro del sistema solar se encuentra en un ciclo de “casi 12 años”, que concuerda con el ciclo de las manchas solares. Hmmmm. Que es también lo que Patrick Geryl (y Maurice Cotterell) han decodificado de los artefactos mayas.

    Y también se espera que la ubicación del baricentro cambie con el tiempo a medida que crece la tierra. Pero, ¿lo hará? ¿O las fuerzas que controlan la luna lo ajustarán hacia el exterior para compensar el crecimiento de la tierra?

    En caso de que hayan grandes expulsiones de material del Sol en 2012, como pareciera ahora ser el caso (especialmente teniendo en cuenta el enorme nivel de incremento de la actividad solar hasta la fecha en 2011), podemos esperar que la posición del baricentro del sistema Tierra-Luna , así como el baricentro del sistema solar en su conjunto no ayudarán a la tierra.

    Las observaciones también incluyen la idea de que una Tierra de un tamaño variante y otros planetas recorrerán un largo camino hacia la explicación de la evidencia hacia los ciclos variantes, tales como las órbitas, e incluso las variaciones en la precesión de los equinoccios. Además, estas variaciones en la duración de la precesión se esperaría que se acorten con el tiempo, incluso al alargarse la órbita y los días en los planetas se alarguen.

     

    También, naturalmente, se deduce que los planetas de tamaño variante, a medida que crecen en masa a lo largo de muchos milenios, reduzcan el plazo entre las expansiones, así como incrementen la intensidad de cada episodio.

    Esto es debido al aumento de la masa en la eclíptica del Sol causa distorsiones más rápidas, y más violentas en el ciclo de manchas solares por orbitar el plano ecuatorial solar cada vez más rápido con el paso del tiempo. Esto explica por qué la mayor parte del crecimiento del planeta se ha producido en tiempos más recientes, más que antes en su historia.

    Así, las especies más antiguas como los dinosaurios (y, presumiblemente, las civilizaciones antiguas) tuvieron más tiempo entre la catástrofe provocada por el sol aquí en la tierra, y así fueron capaces de proporcionar muchos registros fósiles. Esto explica también la evidencia de muchos períodos de una tierra muy estable, al parecer bastante persistentes por cientos de miles de años.

    Esto es opuesto a nuestra experiencia más reciente con la tierra, donde trece mil años, más o menos, pareciera que se acerca al límite entre los episodios de inestabilidad de la corteza planetaria.

    ¿Y la estabilidad del clima? Olvídelo… los seres humanos recientes, o modernos sólo piensan que han tenido ‘estabilidad de clima’, ya que pudimos medir ‘períodos cálidos’ en múltiples generaciones humanas.

    Desafortunadamente para todos nosotros aquí ahora, este último período cálido es probablemente el último por un tiempo. La Cuenta Larga Maya en curso no es un calendario en sí, sino que es simplemente la cuenta de los días desde que comenzó, hace 5114 años. Cuando se termine el próximo año, la cuenta larga se habrá extendido 5,115 años que es un quinto armónico del ciclo de precesión actual.

    Si examinamos las condiciones en la tierra cuando se inició la Cuenta Larga, observamos que fue un tiempo de fantásticos niveles de agitación climática. Un previo largo período de estabilidad climática (más o menos) terminó tan abruptamente que la agricultura y otras fuentes de alimentos se vieron afectados a nivel mundial provocando muchas migraciones de las poblaciones.

    Y… adivine qué…  Todo indica que nuestro actual sistema agrícola también está fallando debido a cambios terrestres. También casualmente justo en el límite de la Cuenta Larga.

    La estabilidad del clima aquí en la tierra está obviamente bajo un control solar directo. La evidencia parece sugerir que los mayas estaban utilizando un quinto armónico del ciclo de precesión de 26.000 años con buena razón. Si bien aún no se puede entender por qué la quinta armónica es la más activa, aún hay evidencia climática de que, al menos en este último ciclo de precesión, el clima ha atravesado muchísimos , grandes y dramáticos cambios que corresponden a la Cuenta Larga Maya de 5115 años.

    Esto explicaría entonces el pensamiento maya en lapsos de Grandes Edades de tiempo, así como tomando en cuenta sus tradiciones orales de cinco grandes edades, cada una terminando en diversas especies de cataclismos relacionados con el clima.

    Tampoco está claro todavía en cuanto a lo que hizo que los antiguos mayas creyeran que esta edad, la Quinta era el “fin de los días (el tiempo deja de ser)”.

    Puede ser todos los humanos vivos en diciembre de 2012 averiguarán lo que ha sido escondido de nosotros. O pudiera ser que nuestro sistema solar pase a través de un evento de expansión que alterará dramáticamente la vida aquí en la tierra, debido a los impactos sobre el clima y la forma del planeta por debajo de nuestros pies.

    ¿Cómo se va a sentir un Planeta en Expansión aquí en la tierra?

    Bueno… probablemente, en un sentido general, podríamos esperar:

    • incremento de terremotos
    • incremento de la magnitud de los terremotos
    • disminución de la profundidad de los terremotos (parte peligrosa como sismos superficiales causan daños a las características de la superficie, incluyendo infraestructura humana)
    • incremento de la actividad volcánica
    • más volcanes creándose en lugares nuevos
    • nuevas formas de erupciones que son causados por volcanes dividiéndose y abriéndose desde grietas
    • grandes grietas o nuevas fisuras en el suelo… algunos deben ser espectacularmente grandes y profundos y ofreciendo magma
    • nuevos orificios de vapor, y otros fenómenos relacionados con el magma
    • nuevas corrientes oceánicas debido al calentamiento del océano, y la formación de nueva tierra bajo el océano, así como nuevos volcanes y fisuras y grietas (fracturas)
    • otra miríada de problemas oceánicos tales como:
      • nuevos volcanes y montes submarinos manifestándose, causando nuevos contornos y alteración de hábitats
      • material nuevo empujándose a sí mismo hacia la superficie en todas las roturas alrededor del planeta bajo los océanos. Esto podría causar problemas locales químicos en el océano que, si bien se disipa con el tiempo, causará muchos problemas a los diversos ecosistemas marinos.

    Especulación salvaje


    Parecería lógico que los eventos de expansión son diferentes en cada mitad del ciclo de precesión. En 2012, el ciclo de precesión culminará con una alineación con la grieta oscura de la Vía Láctea el 21 de diciembre.

    Como los solsticios de diciembre tienen al polo sur del planeta inclinado hacia el Sol, sería lógico esperar que la región polar sur obtendría la mayor parte de la actividad de expansión. Hasta ahora, en el proceso, por lo menos como soy capaz de observar, hay más incidentes en las regiones del extremo sur que en el norte, y estos eventos tienen una mayor intensidad que aquellos vistos al norte del ecuador.

    Durante la culminación del ciclo de precesión de 11,900 años a partir de ahora, el evento tendrá lugar en el solsticio de junio y por lo tanto el hemisferio norte será más directamente afectado.

    Por supuesto, tomamos nota de que CUALQUIER evento de expansión en cualquier parte del mundo afecta en todas partes en la tierra, pero habiendo dicho esto, todavía parece lógico que la propagación de la intensidad de la expansión se irradie hacia fuera de las regiones del extremo sur a partir de 2012.

    Una vez más, señalando una desviación cada vez mayor tanto en número como en intensidad entre los hemisferios norte y sur en lo que puede denominarse como ‘síntomas de eventos de expansión’, la especulación salvaje es que el hemisferio sur experimentará un crecimiento constante en intensidad y número a medida que el planeta se desplace más hacia el solsticio de diciembre 2012.

    El hemisferio norte también va a reaccionar, pero como el foco energético principal está en dirección al polo sur, los efectos que se presentarán al norte del ecuador serán de menor intensidad, aunque probablemente de mayor duración. Además, el hemisferio norte, lógicamente, continuará mostrando un comportamiento de rupturas y desgarros en las masas de tierra continental, sin embargo, lógicamente deben haber dos tipos distintos de desgarros.

    Estos deben ser capaces de separarse en largos desgarrón, tales como los que se ven en Pakistán y en el norte de África, y el profundo y repentino agrietamiento observado ahora en el extremo norte de América del Norte y en Siberia. Un ejemplo del ‘desgarre a largo plazo’ en los Estados Unidos sería la línea de falla de San Andrés.

    Además, si el agrietamiento en Pakistán, es examinado sobre un globo, se puede observar que una gran línea circular se une a estas grietas con la ampliación del desgarro en el norte de África. Luego, si llegara a extenderse esa gran línea circular, llegará hasta Siberia, donde se abre camino a través de la longitud del lago Baikal. Uno de los mayores lagos de agua dulce en la región, la geofísica de Rusia ha registrado el origen del lago como formándose debido a una fisura muy larga en la corteza, que causó el hundimiento en una zona muy grande, y previamente relativamente plana.

    El Lago Baikal es el punto de conexión para una fisura en torsión que se extiende desde cerca de Tiksi al norte del Círculo Polar Ártico, a través del lago Baikal y el rumbo hacia el suroeste, para terminar en la nueva ruptura en el norte de África.

    Esta fisura es probable que, en algún momento del futuro lejano, que forme la nueva línea costera de un continente de Eurasia dividido. La razón de que tanto Pakistán como África están exhibiendo grietas es debido a estar ubicados dentro del área de la protuberancia ecuatorial.

    Esta parte de la tierra es 13 millas más alta que los polos, y por lo tanto ha aumentado la complejidad de las tensiones subyacentes en la corteza. Es su ubicación en el lado sur de la protuberancia ecuatorial que da cuenta de grietas similares apareciendo en el Perú y Chile. Y, en ambos lugares, esto también explica la gran cantidad (y en aumento) de terremotos, así como la razón por la que son tan destructivos.

    El Golfo de California, otra vez tomando una gran ruta con vista de largo recorrido circular, lleva hasta la falla de San Andrés. Desde el extremo norte de la falla, una serie de líneas de fallas aún-no-conectados observables se extienden paralelas a la costa todo el camino hasta el río Columbia, que separa Oregon de Washington.

    Otras fallas menores continúan en el otro lado de la poderos Columbia (en sí misma a caballo en la depresión hecha por una grieta en la placa) al norte hasta el extremo más al sur de Puget Sound (donde está ubicado Halfpasthuman). Notamos que California y el Golfo del mismo, también se encuentran en la protuberancia ecuatorial, donde puede esperarse que los desgarres sean más activos y más dramáticamente separados.

    Es probable que el temor de los nativos de California de “El Grande” sea realista, dado que el proceso en cuestión es un desgarro de la corteza terrestre de tal manera que en algún momento, California será parte de una larga cadena de islas separadas de la cercana tierra firme, así como lo es ahora la isla de Vancouver. El temor de “El Grande” no puede estar fuera de lugar en estos días, ya que es bastante claro que los terremotos están escalando en número en todo el planeta, y lo han estado sido durante varios años. Además, las tendencias siguen apuntando a terremotos más grandes, así como más terremotos.

    El modelo de Planeta en Expansión explica bien este fenómeno global observable, y además también proporciona una idea de las probables ubicaciones de terremotos de gran escala, yendo hacia adelante hacia el actual proceso de expansión. Tales lugares, obviamente, incluyen a Pakistán, y California. Aunque, como nota marginal, California, si bien pudiera desprenderse de la parte continental, no se hundirá en los océanos. Será una isla muy grande.

    Sin embargo, California sigue caminando alrededor de un sucio acontecimiento de incumbencia de todos.

    Manteniéndonos en el tema de los terremotos por un momento, tenemos que examinar la idea de que una esfera como la tierra, sufriendo expansiones tanto continuas como en impulsos de crecimiento o expansión, se puede lógicamente esperar que en las zonas de desgarro o fractura, los terremotos aumentarían en frecuencia e intensidad. Además, y algo que inicialmente no fue evidente, es que los terremotos ‘escalarán’ hacia arriba, lo que es decir, se volverán más superficiales con el tiempo.

    Esto se debe a las fuerzas de expansión actuando sobre la tierra, inicialmente en el centro del planeta y luego abriéndose su camino a la superficie durante el evento. Esta tendencia deberá avanzar a un ritmo constante mientras la tierra continúa en fase su fase de expansión de “impulsos”.

    Los terremotos seguirán aumentando cada vez más a sismos superficiales, aunque desafortunadamente para nosotros, formas de vida aquí en la tierra, estos temblores probablemente también aumentarán en magnitud a medida que avanzan hacia arriba. El resultado probablemente sea mucho más daño de los terremotos a nivel global, y algunos terremotos más bien espectacularmente perjudiciales se producirán en los próximos años al impactar la fisura la habitación humana.

    En las regiones que apoyen el fenómeno, la licuefacción hará que grandes extensiones de tierra en realidad “se suavicen bajo sus pies”. Esto no es bueno para los edificios que dependen de ‘tierra firme’ como apoyo. Otras áreas, incluidas las regiones montañosas, sufrirán grandes, y repentinos hundimientos, que pudieran producir horribles deslizamientos de tierra .

    Cuando los hundimientos se encuentran cerca de los extremos terminales de un desgarre ‘activo’, cabe esperar que los terremotos también producen lo que se conoce como ‘deslizamientos de largo alcance’.

     

    Estos pueden ser devastadores, ya que los lados de las montañas son sacudidos con tanta violencia que los suelos se convierten en una suspensión coloidal de aire/agua/roca/grava que fluirá como un lahar y puede recorrer hacia abajo a un valle hasta el punto de correr a más de 40/cuarenta kilómetros si la forma de la tierra lo permite, o puede correr hacia arriba, por los lados opuestos de las montañas para alcanzar casi la altura con la que comenzó el deslizamiento.

    Otras preocupaciones para los seres humanos incluirá todo tipo de estructuras por debajo de tierra, e infraestructura como las tuberías a ser perturbados.

    Aunque no es omnipresente en todo el planeta, las regiones así tocadas probablemente se verán muy afectadas. Hay áreas en todo el planeta donde antiguos sistemas de riego, algunos espectacularmente largos, han sido “arrancados” en varios pedazos por el movimiento de tierra en el tiempo. En un ejemplo de lo que hoy es el oeste de China, el canal se ha roto casi en su punto medio de 13 kilómetros, y las dos mitades de la ruptura están separadas por 20/veinte kilómetros. De hecho, este canal de riego ahora incluso parece estar en dos valles distintos.

    Nuevas grietas en el Perú, y ahora importantes deslizamientos de tierra en Bolivia, grandes terremotos en la costa de Japón… todos tenemos que prestar atención, el cambio planetario está sobre nosotros.

    En los meses por venir, la progresión del ciclo solar nos permitirá saber si y cómo estos nuevos niveles de radiación solar afectarán la vida humana aquí en la tierra. Podemos esperar que más terremotos también estén asociados con una mayor actividad volcánica.

    Esto podría ser muy malo. Puede ser que tengamos todo tipo de ceniza volcánica en el aire, afectando los viajes aéreos, las plantas y la respiración … todas las cosas vitales … pero entonces, ¿adivinen qué, la ceniza volcánica en suspensión en el aire es casi tan buena como una magnetosfera para mudar la radiación.

    Es previsible que grandes extensiones de mar abierto se produzcan mientras el planeta se expande, y teniendo mucho menos masa que los continentes, también es previsible que el fondo del océano desarrollara agujeros en la corteza submarina, donde el nuevo material puede elevarse. Esto es necesario para igualar la masa planetaria debido a las fuerzas centrífugas afectando al planeta cuando giramos, y orbitamos (dentro de un complejo de baricentros).

    Es una necesidad que la tierra tenga nuevas tierras en medio de la placa del Pacífico, o tendríamos la redistribución del agua del planeta tratando de equilibrar la masa durante nuestra rotación diaria.

     

    Esto, previsiblemente conduce hacia la idea de que Hawai pudiera ver una cantidad desproporcionada de la actividad durante los eventos de expansión ahora y en el futuro, debido a su posición. Ya el agujero en la corteza está creando nuevas islas para romper la superficie del océano que está, no obstante, empujando las islas de Hawai existentes hacia el noroeste.

    Además es predecible que la Antártida se partirá al crecer el planeta. Dado que el continente será levantado en sus bordes por la expansión del planeta, es de esperar que los glaciares se agrietarán primero (ángulo más agudo involucrado), proporcionando pistas sobre las tensiones que afectan la roca subyacente.

    Una vez más, ya que las fuerzas que afectan al continente han de ser las fuerzas de elevación en los bordes de la plataforma continental, también podría seguir que algunos movimientos de algunos glaciares pudieran cesar, o incluso invertirse. También parece lógico que las fisuras se desarrollarán tanto dentro de los glaciares, como en la superficie en cantidades tales que se asemejan a “grietas” en la cerámica.

    Es de esperarse que se producirá niveles muy grandes de perturbación glaciar, incluyendo el movimiento de mucho más hielo flotante de lo que ha sido habitual durante el último siglo. Esto pudiera incluir cantidades extraordinarias de nuevos glaciares flotantes de proporciones asombrosas. A medida que estos entran en los océanos, las olas se extienden y afectan a las comunidades costeras de todo el planeta.

    Sin embargo, tenga en cuenta que serán olas, y no un aumento de los niveles de agua… al menos no de los glaciares y no por algún tiempo. Se ha estimado que puede tardar hasta 20/veinte años para que las grandes masas de hielo aumenten los niveles globales del océano. Esto se debe a las mismas fuerzas que crean y sostienen las aguas en el abultamiento ecuatorial.

    Además la masa del hielo entrando en el agua empuja el agua fuera, en todas las direcciones posibles, al no estar limitada por tierra o por otro hielo. Así que los efectos de los deslizamientos glaciares son más un desastre en cámara lenta. Incluso si el nuevo hielo marino fuera a elevar el agua por varios cientos de metros a nivel mundial, el desplazamiento no es instantáneo, y será rastreado a lo largo de años, no días.

    También América del Norte se separa más lejos de América del Sur… probablemente no en el Canal de Panamá.

    Más bien, la separación será más probable que ocurra como resultado de un movimiento de «atracción» desde América del Sur al intentar el continente ajustar su posición en relación con el nuevo ecuador. Observe que a medida que crece la tierra, la posición del Ecuador se desplazará ligeramente, en relación con los continentes.

     

    Tanto en América del Sur como en África, el ecuador atraviesa los continentes, y por lo tanto están también dentro del “arco” a través de la protuberancia ecuatorial.

    El resultado de este posicionamiento serán grandes, profundas y violentas grietas al tratar esas partes de los continentes que están al norte del ecuador tratar de continuar desplazándose hacia el norte, mientras que esas partes al sur del pico de la protuberancia se niegan a ‘subir’ al norte . Se puede observar tanto desde la nuevo cisma en África, así como la forma y la posición del valle del río Amazonas, que ambos continentes ya están respondiendo a estas fuerzas de abultamiento ecuatorial.

    Es de esperarse que los efectos secundarios de aumentos muy grandes en volcanes y erupciones de todo tipo producirán problemas en la atmósfera. Estos se extienden desde las zonas de exclusión aérea, debido a grandes volúmenes de ceniza corrosiva, tal vez cerca de un alcance mundial, a veces, a niveles de gases peligrosos, produciendo ‘zonas de no respirar’ como más o menos fenómeno “local”. Además, se puede especular que el aumento significativo de actividad volcánica en un período relativamente corto aumentará la probabilidad de una nueva edad de hielo.

     

    En fin..Esperaremos acontecimientos….aunque en el ambiente se palpa un cambio…

     

     

     


     

     

     

 

 

Publicado noviembre 21, 2012 por astroblogspain en Uncategorized

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: