El Genio   Leave a comment

Si hay alguien en la historia de la humanidad, que realmente se merece el titulo del post, ese seria sin duda Nikola Tesla, por delante incluso de Leonardo Da Vinci.

Y veran …

Nikola Tesla  Croacia), 10 de julio de 1856Nueva York, 7 de enero de 1943) fue un inventor, ingeniero mecánico e ingeniero eléctrico de origen serbio y el promotor más importante del nacimiento de la electricidad comercial. Se le conoce, sobre todo, por sus numerosas y revolucionarias invenciones en el campo del electromagnetismo, desarrolladas a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Las patentes de Tesla y su trabajo teórico formaron las bases de los sistemas modernos de potencia eléctrica por corriente alterna (CA), incluyendo el sistema polifásico de distribución eléctrica y el motor de corriente alterna, que tanto contribuyeron al nacimiento de la Segunda Revolución Industrial.

Tesla era étnicamente serbio y nació en el pueblo de Smiljan, en el Imperio Austrohúngaro (actual Croacia). Era ciudadano del imperio austriaco por nacimiento y más tarde se convirtió en ciudadano estadounidense. Tras su demostración de comunicación inalámbrica por medio de ondas de radio en 1894 y después de su victoria en la guerra de las corrientes, fue ampliamente reconocido como uno de los más grandes ingenieros eléctricos de los EE. UU. de América. Gran parte de su trabajo inicial fue pionero en la ingeniería eléctrica moderna y muchos de sus descubrimientos fueron de suma importancia. Durante este periodo en los Estados Unidos la fama de Tesla rivalizaba con la de cualquier inventor o científico en la historia o la cultura popular, pero debido a su personalidad excéntrica y a sus afirmaciones aparentemente increíbles y algunas veces casi inverosímiles, acerca del posible desarrollo de innovaciones científicas y tecnológicas, Tesla nunca prestó mucha atención a sus finanzas. Se dice que murió empobrecido a la edad de 86 años.

La unidad de medida del campo magnético B del Sistema Internacional de Unidades (también denominado densidad de flujo magnético e inducción magnética), el Tesla, fue llamado así en su honor en la Conférence Générale des Poids et Mesures (París, en 1960), como también el efecto Tesla de transmisión inalámbrica de energía a dispositivos electrónicos (que Tesla demostró a pequeña escala con la lámpara incandescente en 1893) el cual pretendía usar para la transmisión intercontinental de energía a escala industrial en su proyecto inconcluso, la Wardenclyffe Tower (Torre de Wardenclyffe).

Aparte de su trabajo en electromagnetismo e ingeniería electromecánica, Tesla contribuyó en diferente medida al desarrollo de la robótica, el control remoto, el radar, las ciencias de la computación, la balística, la física nuclear, y la física teórica. En 1943, la Corte Suprema de los Estados Unidos lo acreditó como el inventor de la radio. Algunos de sus logros han sido usados, no sin controversia, para justificar varias pseudociencias, teorías sobre OVNIS y sobre anti-gravedad, así como el ocultismo de la Nueva era y teorías sobre la teletransportación.

Cuando murió, el Gobierno de los Estados Unidos intervino todos los documentos de su despacho, en los que constaban sus estudios e investigaciones. Años más tarde, la familia Tesla y la embajada Yugoslava lograron recuperar el material incautado que hoy día se encuentra expuesto en el Museo de Nikola Tesla.

Es muy conocida su enemistad con Thomas Edison. Después de trabajar varios meses mejorando los diseños de los generadores de corriente continua, y mientras le brindaba varias patentes que Edison registraba como propias, éste se negó a pagarle los 50.000 dólares que le había prometido si tenía éxito (a pesar de usar las mejoras), aduciendo que se trató de una “broma estadounidense”, e incluso se negó a subirle el sueldo de 18 a 25 dólares a la semana. Edison propició la invención de la silla eléctrica, que emplea corriente alterna (desarrollada por Tesla) en lugar de corriente continua -de la que él era impulsor- para así dar mala fama al invento del europeo.

Se dice que Nikola Tesla no hacía planos, sino que lo memorizaba todo.Buena parte de la etapa final de su vida la vivió absorto con el proceso judicial que entabló en lo relativo a la invención de la radio, que se disputaba con Marconi, pues Tesla había inventado un dispositivo similar al menos 15 años antes que él. En la década de los sesenta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó que la patente relativa a la radio era legítimamente propiedad de Tesla, reconociéndolo de forma legal como inventor de ésta, si bien esto no trascendió a la opinión pública, que sigue considerando a Marconi como su inventor.

Tesla era una gran mente para la ciencia. Algunos de sus estudios nadie podía descifrarlos debido a su enorme capacidad inductiva. Para la mayoría de sus proyectos ideaba los documentos de cabeza, le bastaba con tener la imagen de dicho objeto sin saber cómo funcionaba, simplemente lo elaboraba sin saber que podía suponer un gran avance para la humanidad. Fue un lector minucioso de la teoría física de Ruđer Bošković. Se especula que ideó un sistema de transmisión de electricidad inalámbrico, de tal suerte que la energía podría ser llevada de un lugar a otro mediante ondas de naturaleza no hertzianas[cita requerida]. Dicho sistema se basaría en la capacidad de la ionósfera para conducir electricidad, la potencia se transmitiría a una frecuencia de 6 Hz con una enorme torre llamada Wardenclyffe Tower, para valerse de la resonancia Schumann como medio de transporte. Hoy día se sabe que esta frecuencia es de 7,83 Hz y no de 6 , aunque realmente varía desde 7,83 Hz a 12 Hz, según la actividad solar y el estado de la ionósfera. En los últimos años muchos son los que han intentado repetir el experimento, con poco o ningún éxito.

La Torre Wardenclyffe, también conocida como la Torre Tesla, fue una torre-antena de telecomunicaciones inalámbricas pionera diseñada para la telefonía comercial transatlántica, retransmisiones de radio y para demostrar la transmisión de energía sin cables conectores entre los años 1901 y 1917. Las instalaciones centrales no llegaron a ser completamente operativas y el proyecto no se completó debido a problemas financieros. La Torre recibe su nombre en honor a James S. Warden, un banquero y abogado que había comprado terrenos en Shoreham (Long Island) a unas 60 millas (96,5 Kilómetros) de Manhattan. Aquí levantó una comunidad conocida como Wardenclyffe-On-Sound. Warden creía que con la implementación del Sistema Mundial de Nikola Tesla, se desarrollaría una “Ciudad de la Radio” en la zona, y ofreció a Tesla 200 acres (81 hectáreas) de terreno junto a una línea de ferrocarril para que construyera su torre de telecomunicaciones y laboratorio.

Tesla consiguió ponerla en marcha en varias ocasiones con un rotundo éxito, pero en dos de ellas las instalaciones rebasaron la potencia límite y ardieron parcialmente. Durante la Primera Guerra Mundial fue destruida, ya que molestaba el despliegue de los globos cautivos, aunque también se argumentó el hecho de que podía servir como punto de referencia a submarinos alemanes.

File:Wardenclyffe Tower.jpg

Entre los más destacables inventos y descubrimientos que han llegado al conocimiento del público en general, podemos destacar:

  • Transferencia inalámbrica de energía eléctrica: mediante ondas electromagnéticas. Desarrolló un sistema para enviar energía eléctrica sin cables a largas distancias y quiso implementarlo en el proyecto de la torre de Wardenclyffe, del que se tienen algunas grabaciones en vídeo. Fue construido en un principio con el fin de enviar imágenes y sonidos a distancia, pero en realidad se trataba un sistema para el envío de electricidad de manera gratuita a toda la población.
  • Corriente alterna
  • Armas de energía directa
  • Radio
  • Bombilla sin filamento o Lámpara fluorescente
  • Dispositivos de electroterapia
  • Sistemas de propulsión por medios electromagnéticos (sin necesidad de partes móviles)
  • Bobina de Tesla: entregaba en la salida una energía de alto voltaje y alta frecuencia.
  • Principios teóricos del radar
  • Submarino eléctrico
  • Oscilador vibracional mecánico
  • Teslascopio
  • Control remoto
  • Bujía para encendido de motores de explosión
  • Aviones STOL
  • Envío de electricidad con un solo cable: aparte del convencional sistema que se usa, el cual requiere 2 cables, para el suministro eléctrico a los dispositivos, Tesla demostró en multitud de ocasiones que es posible el envío de energía eléctrica a través de un único cable de 1 solo hilo. Por tanto, en este ejemplo, el concepto común de voltaje (diferencia de potencial), podría calificarse simplemente diciendo que voltaje es cualquier potencial y no necesariamente la diferencia.Estudios sobre Rayos X
  • Radiogoniómetro.

El rayo de la muerte es un arma que permite disparar un haz de partículas macroscópicas hacia seres vivos u objetos para destruirlos. Supuestamente fue inventado entre la década del 20 y 30 del siglo pasado de manera independiente por Nikola Tesla, Edwin R. Scott y Harry Grindell Matthews, entre otros. El aparato nunca fue desarrollado, pero ha alimentado la imaginación de muchos autores de ciencia ficción y ha inspirado la creación de conceptos como la pistola de rayos láser, utilizada por héroes de ficción como Flash Gordon.

File:Tesla young.jpg

Expediente Nikola Tesla: ¿por qué cayó en el olvido el mayor inventor del siglo XX?

Nikola Tesla es, para muchos, el más grande inventor del siglo pasado. Gracias a él, la electricidad llega hoy a millones de hogares en todo el mundo. ¿Pero por qué su nombre ha caído en el olvido? ¿Y qué tuvo que ver en ello Thomas Alva Edison, su gran rival?

Expediente Nikola Tesla: ¿por qué cayó en el olvido el mayor inventor del siglo XX?

 
Nikola Tesla

Llegó a Nueva York el año en que «nació» la Estatua de la Libertad, 1884. Armado con su impecable elegancia parisina y la cabeza llena de ideas, llevaba una carta de recomendación: «Conozco a dos grandes hombres, y usted es uno de ellos. El otro es el joven portador de esta carta». El destinatario de la misiva era un ya célebre Thomas Alva Edison, el padre de la bombilla (y el fonógrafo, y el altavoz, y el micrófono del teléfono, y…). El otro «gran hombre» era Nikola Tesla, un joven serbio desconocido, nacido en 1856 en Smilijan, entonces parte del imperio austrohúngaro e integrado en la actual Croacia. Tesla venía de trabajar en la sede parisina de la Continental Edison, la compañía del inventor norteamericano. Lo mandaba Charles Batchelor, su antiguo jefe europeo.

Según llegó a Nueva York, Tesla preguntó dónde estaban las oficinas de Edison. Y allí fue, a hablar con su futuro jefe: salió del despacho con un puesto de trabajo. Pero entre ambos no hubo una gran sintonía. Y poco después la animadversión acabaría en conflicto abierto. Edison defendía un modelo de negocio eléctrico basado en la corriente continua. Y había convencido ya a algunos inversores, aunque aún a una escala muy reducida: su sistema de distribución eléctrica, el primero en el mundo, arrancó en 1882 con 110 voltios de corriente continua y 59 clientes en Manhattan.

Tesla, en cambio, creía en un modelo basado en la corriente alterna. La pugna entre ambos pasó a la historia como «la guerra de las corrientes». Ganó Tesla con su modelo, mucho más eficiente. Gracias a él apretar hoy un interruptor ilumina nuestras casas. Pese a que la memoria histórica ha sido más benévola con otros inventores (Edison, Hertz, Volta…), el mundo debe mucho al enigmático Nikola Tesla.

Gran ingeniero y con una memoria notable –heredada, según él, de su madre: analfabeta pero capaz de recitar poemas épicos serbios que ella nunca pudo leer–, Tesla poseía además una infinita capacidad de trabajo: le bastaba con dormir dos horas al día y, si el trabajo lo requería, podía estar 80 horas sin pegar ojo. «No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando –decía–. Esa emoción hace que uno se olvide de comer, de dormir, de todo». A ese ritmo se empeñó en resolver el primer gran reto que Edison le puso, a solo un año de su llegada: rediseñar sus generadores de corriente continua. Si lo lograba, recibiría 50.000 dólares. Pero cuando se dirigió a su jefe para exigir su paga, Edison sonrió: «Ay, ¡qué poco ha aprendido usted del humor americano!». Despechado, Tesla abandonó la compañía sin aceptar el aumento de sueldo que se le ofrecía.

Poco después, Tesla encontró a su gran aliado en el «conflicto eléctrico» con Edison: el rico empresario George Westinghouse. Este contaba ya, desde 1886, con una pequeña red eléctrica en Massachusetts, basada en la corriente alterna. Pero le faltaba la clave para distribuir la electricidad a gran escala. El motor de inducción, ya inventado y patentado por Tesla, era esa clave. Según la leyenda, el empresario ofreció al inventor un millón de dólares y un porcentaje de los beneficios por los derechos de todas sus patentes. Los papeles que han llegado hasta hoy aportan otras cifras: 60.000 dólares por la adquisición de 40 patentes; cinco mil en metálico y el resto en acciones. Tesla, además, recibiría 2,5 dólares por cada caballo de potencia generado gracias a la electricidad vendida. Cuando las cosas adquirieron una escala mayor, este pago resultó inviable. Hubiese convertido a Tesla en un multimillonario sin precedentes…

Aquellos fueron años intensos, tanto en los laboratorios como en los incipientes medios de comunicación. Tesla y Edison trataban de convencer a la opinión pública de las bondades de su sistema y de los peligros del método rival. Edison no dudó en congregar a periodistas y curiosos para mostrarles los peligros de la corriente alterna aplicando descargas a perros y gatos que mandaba recoger de la calle. Filmó incluso la ejecución de un elefante del circo de Coney Island que había matado a tres hombres. Esto ocurría en 1903. Años atrás, Harold P. Brown –un ingeniero secretamente financiado por Edison– había inventado la silla eléctrica. Se utilizó por primera vez en agosto de 1890, y uno de sus objetivos era desacreditar a la corriente alterna que empleaba…

Precursor del whatsapp

Tesla también fue un mago en utilizar a los medios. Ya célebre, los periodistas se peleaban por arrancarle una entrevista, siempre generosa en titulares. «El presente es vuestro –decía–, pero el futuro es mío». O: «A lo largo del espacio hay energía, y es una mera cuestión de tiempo que los hombres logren aprovechar esa energía. El científico no busca un resultado inmediato. No espera que sus ideas avanzadas sean fácilmente aceptadas. Su deber es sentar las bases para los que vendrán, señalar el camino». Desde este punto de vista, Tesla marcó incluso el camino hacia el SMS, el e-mail y el whatsapp: «Cualquier persona, en mar o en tierra, con un aparato sencillo y barato que cabe en un bolsillo, podría recibir noticias de cualquier parte del mundo o mensajes particulares destinados solo al portador; la Tierra se asemejaría a un inconmensurable cerebro, capaz de emitir una respuesta desde cualquier punto».

A su vez, los curiosos de la época se agolpaban para ver su demostración pública del primer dispositivo movido por un mando a distancia: un pequeño barco que dejó atónitos a cuantos se acercaron al Madison Square Garden.

Volviendo a la «guerra de las corrientes», el equipo de Westinghouse y Tesla logró hitos en la Feria Internacional de Chicago, en 1893, dedicada al invento de moda: la electricidad. Para iluminarla, se optó por los generadores de corriente alterna. La otra gran victoria llegó ese mismo año: el grupo de expertos que debía decidir qué sistema adoptar para aprovechar el potencial hidroeléctrico de las cataratas del Niágara otorgó el contrato a Westinghouse, desechando a otras compañías; entre ellas, la de Edison. Muchos dudaban de que el sistema cumpliese su objetivo: alimentar la demanda de la creciente industria de Búfalo. Tesla aseguró que esas cataratas podrían alimentar a todos los Estados Unidos. Y consiguió que su método se implantara en la mayor instalación eléctrica construida hasta la fecha. En 1915 se habló de un supuesto premio Nobel compartido por Tesla y Edison. Se desconoce hasta qué punto el rumor se basaba en hechos reales. El reconocimiento nunca llegó.

El doctor Nikola Tesla era considerado como

una de las personas más conocidas  de la Tierra.

Hoy día ha desaparecido de nuestros libros científicos

y de los libros de texto.

¿Qué es lo que descubrió, y por lo que cayó en olvido?”

“….A lo largo del universo hay energía:

¿es esta estática o cinética?

En el primer caso nuestras esperanzas son vanas,

en el segundo –y esto lo sabemos con certeza-

no es más que cuestión de tiempo que los hombres tengan éxito

en sincronizar su maquinaria con los engranajes

mismos de la naturaleza”

NIKOLA TESLA

En 1934 Tesla fue entrevistado en “The Times” y dijo: “Espero vivir el  tiempo suficiente hasta ser capaz de colocar un aparato en esta habitación  que se ponga en marcha con la energía de los medios que se mueven alrededor”.

Cuando Nikola falleció, sus grandes inventos de los diez últimos años fueron olvidados y, deliberadamente, se hizo que se le recordara por su excentricidad.

Dos hechos importantes hicieron caer sobre él todo el peso de la ignorancia: Su negativa a enviar cualquier artículo a la comunidad académica haciendo que ésta se opusiera a todos sus inventos por magníficos que fueran; y su constante preocupación por obtener una energía libre, gratuita para todo el mundo, algo que lógicamente los amos y señores del poder económico no estaban dispuestos a permitir en un mundo ya canalizado para ser explotado sólo por ellos.

Tesla murió solo, olvidado, abandonado, como todos los grandes sabios de la historia de la humanidad, en la habitación de su hotel a los 86 años. Fue encontrado por una limpiadora al día siguiente.

Ese mismo día, en plena Segunda Guerra Mundial, el FBI se encargó de requisar todos sus materiales, cajas, cuadernos de notas,… creándose el Informe Tesla y realizando registros en aquellos lugares donde Nikola Tesla pudiera tener anotaciones o referencias de sus inventos.

Hoy día, todo su trabajo sigue bajo secreto de estado. ¿Por qué? ¿De que tienen miedo? ¿Poseen el secreto de la energía libre y gratuita inventada por Tesla y no es conveniente que caiga en manos de la sociedad porque se rompería todo el esquema económico que nos han impuesto las multinacionales y el poder económico?

Mas cosas:

¿FUE NIKOLA TESLA EL CULPABLE DE LA EXPLOSIÓN DE TUNGUSKA?

Es una de las muchas teorías que se manejan para desvelar lo ocurrido en TUNGUSKA en el año 1.908.

Muchos achacan lo ocurrido a Nikola Tesla, ese científico tan desconocido para muchos y que por la mala fama que se forjó no figura en muchas enciclopedias. Del cual otro día os contare parte de su vida.

Pero pasemos a esta teoría de que Tesla fue realmente el que ocasionó la explosión de Tunguska, por que no tiene desperdicio.

Todo comienza cuando Tesla proclama a todo el mundo que tenía un arma que denominó EL RAYO DE LA MUERTE, capaz de enviar un rayo electromagnético a centenares de kilómetros y arrasar grandes extensiones de Tierra, vacilando que podría con esta arma partir la tierra como si fuera una manzana.

Envió una carta a Woodrow Wilson, Presidente Americano, en la cual le explicaba el funcionamiento de su máquina y aseguraba tener las pruebas de su buen funcionamiento, que era ideal para destruir grandes extensiones de tierra y que solamente pondría una condición, que el uso de su invento se hiciera con fines defensivos.

Relataba en esta carta, que en 1.908, mientras su amigo Robert Peary intentaba llegar al Polo Norte, enviaría uno de sus rayos de la muerte, para que cayera al oeste de donde este se encontraba y que unos días antes le envió el siguiente telegrama según se reseña en la Fundación Tesla: “Amigo Peary, voy a mandar un rayo cerca de donde estás y ya me dirás como ha ido todo”.

Su intención era que su amigo y la expedición que dirigía, observasen al anochecer una intensa luminosidad. No ocurrió nada, ni Peary ni su expedición vieron nada.

Lo curioso es que el mismo día que llegó teóricamente Peary al Polo Norte, a unos 16.000 Km de distancia ocurriera la explosión de TUNGUSKA.

Como el Presidente Wilson no le hizo ni caso, según noticias recientes, indican que envió esta misma carta a otros líderes mundiales, y que estos cuando recibieron los planos del RAYO DE LA MUERTE, dejaron de tomar en serio el Invento de Tesla.

Para seguir con esta teoría hay que recordar que en esa década hubo varias explosiones de menor gravedad e intensidad, en diversos puntos de la Tierra, que algunos osados se las achacaban al Rayo de la Muerte de Tesla, ya que este comentaba en su entorno científico que podría destruir una ciudad con solo accionar uno de sus inventos.

Hay un experimento que realizó en su laboratorio que realmente avala el poder de sus inventos. Dicen que estaba experimentando con un Oscilador y que se le ocurrió ponerlo en la viga central de su laboratorio, todo comenzó a vibrar, pero pronto se dio cuenta que también vibraban la mayoría de los edificios de los alrededores, además que lo hacían de modo sincronizado con su laboratorio, pero en el momento que comenzaron a romperse cristales y desplazarse los muebles por el mini-terremoto que estaba causando tuvo que destruir con un martillo el Oscilador.

Meses después de este experimento comentaba que podría destruir la Tierra si quisiera.

Con este tipo de discurso apocalíptico que hoy describiríamos como discurso Terrorista, los Gobiernos y los que le financiaban cogieron miedo POR SI TENÍA RAZÓN en lo que decía.

Otro aval de que sus experimentos eran muy reales, es que consiguió crear una energía de 4 millones de voltios con la intención de iluminar todas las lámparas en 40 km a la redonda, la pena es que aunque lo consiguió, su laboratorio explotó.

El evento de Tunguska fue una explosión aérea de muy alta potencia ocurrida sobre las proximidades del río Podkamennaya en Tunguska (Evenkía, Siberia, Rusia), en la posición 60°55′N 101°57′E / 60.917, 101.95Coordenadas: 60°55′N 101°57′E / 60.917, 101.95 (mapa) a las 7:17 del día 30 de junio de 1908.

El fenómeno de Tunguska alentó más de 30 hipótesis y teorías de lo ocurrido. La detonación, similar a la de un arma termonuclear de elevada potencia, ha sido atribuida a un cometa.[1] Debido a que no se ha recuperado ningún fragmento, se maneja la teoría de que fue un cometa formado por hielo. Al no alcanzar la superficie, no se produjo cráter o astroblema. Casi un siglo después se produciría no muy lejos el evento de Vitim, menos espectacular pero aún más extraño

File:Russia-CIA WFB Map--Tunguska.png

El alquimista de la electricidad Nikola Tesla creía, como la moderna teoría holocuántica de David Bohm, que existe una infinita cantidad de energía en el punto cero de la materia, que como en un holograma, la totalidad del universo habita en un átomo, algo que tiene resonancias budistas (Tesla fue amigo del Swami Vivekananda), pero que, si mezclamos la capacidad creativa ilimitada de Tesla .

Las bases de la transmisión inalámbrica de Tesla están en su descubrimiento de la resonancia Schumann (se llamaría resonancia Tesla si la comunidad científica le hubiera creído en su momento). Esta resnonacia es una especie de pulso electromagnético rector, definida como una serie de picos de muy baja frecuencia en el campo electromagnético de la Tierra.

La Tierra se comporta como un enorme circuito eléctrico. La atmósfera actuá como un conductor débil, esto permite que electricidad prevaleciente no se disemine. Los relámpagos excitan la cavidad formada entre la superficie de la Tierra y la ionósfera, lo cual detona la resonancia Schumann en todo el planeta. Esto es lo que Tesla haría al disparar frecuencias a la ionósfera, simulando relámpagos, obtener un flujo de energía de baja frecuencia. La resonancia Schumann puede ser usada para monitorear actividad electromagnética incluso en otros planetas. Esta técnica ha sido adaptada para crear auroras artificiales.

Para algunos la resonancia Schumann es una especie de marcapasos global, el patrón de frecuencia que regula eléctricamente a todos los organismos del planeta. Ubicada en 7.83 hertz es equivalente a las ondas cerebrales alpha

Resonancia Schumann

 

Schumann resonance animation.ogv
Reproducir vídeo

Animación de la Resonancia Schumann

Schumann resonance 01.png
Schumann resonance 02.png

Resonancia Schumann es un conjunto de picos en la banda de frecuencia extremadamente baja (ELF) del espectro radioeléctrico de la Tierra.

Esto es porque el espacio entre la superficie terrestre y la ionosfera actúa como una guía de onda. Las dimensiones limitadas terrestres provocan que esta guía de onda actúe como cavidad resonante para las ondas electromagnéticas en la banda ELF. La cavidad es excitada en forma natural por los relámpagos, y también, dado que su séptimo sobretono se ubica aproximadamente en 60 Hz, influyen las redes de transmisión eléctrica de los territorios en que se emplea corriente alterna de esa frecuencia.

La frecuencia más baja, y al mismo tiempo la intensidad más alta, de la resonancia de Schumann se sitúa en aproximadamente 7,83 Hz. Los sobretonos detectables se extienden hasta el rango de kilohercios.

Este fenómeno se llama así en honor de Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952, a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas. La primera representación espectral de este fenómeno fue preparado por Balser y Wagner en 1960.

Toda esta abtrusa explicación científica viene al caso ya que según Tesla las ondas de baja frecuencia que se obtienen al excitar la ionósfera alteran también nuestro cerebro. Tesla creía, extrañamante igual que William Burroughs, que todo lo que puede hacerse químicamente en el cerebro puede hacerse eléctricamente. Esto es algo que se ha comprobado hasta cierto punto a través de la fotoestimulación y su naciente industria de las máquinas de luz y sonido, las cuales envían frecuencias de luz a ciertos ritmos para inducir a las ondas cerebrales a cambiar su frecuencia en estados de predominancia: Alpha, Beta, Gamma o Theta. “Si podemos controlar este sistema de resonancia electrónicamente, podemos controlar el sistema mental de la humanidad”, cita a Tesla uno de biógrafos.

Algunos dicen que este es el gran secreto de Nikola Tesla y las bases encubiertas del proyecto HAARP, del gobierno de Estados Unidos. Y tal vez esta sea la razón por la cual uno de los genios más grandes de la historia de la humanidad (¿será el más brillante?) no aparece entre el panteón de los próceres.

El proyecto HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program,) iniciado en 1993 es una investigación financiada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, laMarina y la Universidad de Alaska para “entender, simular y controlar los procesos ionosféricos que podrían cambiar el funcionamiento de las comunicaciones y sistemas de vigilancia”. Este proyecto, fue inspirado, sin duda, por la Torre de Tesla y sus experimentos de transmisión inalámbrica.

HAARP es la fuente de miles de teorías de la conspiración. En 1998 una serie de científicos manifestaron su preocupación de que HAARP podría ser usado como una arma dirigida a destruir aeronaves o para interferir las comunicaciones en cualquier punto del planeta.

En su resolución de 28 de enero de 1999 sobre medio ambiente, seguridad y política exterior (A4-0005/1999), el Parlamento Europeo señalaba que el programa HAARP manipulaba el medio ambiente con fines militares.

El Duma (Parlamento ruso) hizo un reporte donde se dice:

The U.S. is creating new integral geophysical weapons that may influence the near-Earth medium with high-frequency radio waves … The significance of this qualitative leap could be compared to the transition from cold steel to firearms, or from conventional weapons to nuclear weapons. This new type of weapons differs from previous types in that the near-Earth medium becomes at once an object of direct influence and its component.”

El sitio Haarp.net habla de un documento del Ejercito de Estados Unidos donde se dice:

“Las potenciales aplicaciones de los campos electromagnéticos artificiales son diversas y pueden ser usados en muchas situaciones militares o cuasi-militares. Algunos de los usos potenciales van desde el control de masas, el combate de grupos terroristas, el control de las instalaciones de seguridad militar y técnicas de antipersonal en tácticas de guerra. En todos los casos los sistemas electromagnético serían usados para producir de leves a severas perturbaciones psicológicas o distorsión perceptiva”.

El genio, que tiene más de 700 patentes.

Publicado octubre 6, 2012 por astroblogspain en Uncategorized

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: